Arde Troya

525

Ha hecho bien el Movimiento Tierra y Libertad de expulsar a Pepe Julio Gutiérrez de sus filas luego de revelarse el nuevo audio que lo compromete. Sin embargo, no parece ocurrir lo mismo en el lado corruptor, es decir, hasta ahora no se sabe la suerte que tendrá el abogado Gómez Urquizo, el representante de Southern que le hizo la propuesta indecente.

Los audios propalados revelan los diálogos entre un corruptor y un corrupto, entre un interesado en poner fin a la lucha social de los detractores del Proyecto Tía María corrompiendo a uno de los líderes sociales que se oponen pero que cambiaría de opinión por una importante suma de dinero.

Los pobladores del Valle de Tambo están en pie de lucha en defensa de lo que consideran que puede atentar contra su agricultura, su medio ambiente y su bienestar. Eso va mucho mas allá de lo que quería Pepe Julio Gutiérrez. La población del área de influencia del proyecto no le cree a una empresa que no parece reconocer que ha hecho las cosas de malas maneras y con un estilo proscrito en el mundo empresarial moderno y responsable.

La población tampoco le cree al Estado ni al Presidente de la República, quien en campaña dijo todo lo contrario de lo que hoy pretende imponer. ¿Recuerdan el discurso y las arengas de “agua sí, mina no”?

Ollanta Humala parece no entender que está cosechando lo que sembró. Sembró miedos, dudas e ideas en torno a que la actividad minera es incompatible con el desarrollo sostenible. Por su lado, Southern ha sido incapaz de explicar a los públicos mas afectados por el proyecto las bondades y beneficios que obtendrían con el desarrollo del mismo.

Incluso los promotores de la actividad minera formal tienen dudas acerca del accionar del Grupo México. La duda está sembrada y la reputación corporativa de Southern está por el piso.

Lo que resulta contraproducente y hasta temerario es que esta semana haya circulado una invitación para un coctel que se desarrollará en Lima este 25 de mayo en honor de Oscar González Rocha, el Presidente de Southern, para festejar un premio que le ha sido otorgado como “el Hombre Cobre del año”.

Como para completar la historia, esta semana se ha revelado que el ex congresista fujimorista Carlos Raffo, sería uno de los asesores de Southern en todo este asunto. Nadie cree que se limite a ser el locutor de los spots publicitarios del Proyecto Tía María.

Si el Proyecto Tía María tenía ya serios cuestionamientos y estaba deslegitimado en un sector de la población, con la información que ha salido a la luz esta semana resulta muy difícil que pueda obtener eso que se denomina “licencia social para operar”. Cualquier otra empresa minera tendría menos resistencia.

Cuando el ex dirigente de Tierra y Libertad anunciaba que ardería Troya, parece que no se comprendió que el fuego ya se había desatado y que una negociación de la naturaleza de la que se ha hecho pública ha sido como tirarle gasolina a este incendio difícil de controlar.

Los acontecimientos han permitido evidenciar que hay malos dirigentes que piensan en sus bolsillos y no en los intereses de la comunidad pero también que hay empresarios que se valen de todos los medios, lícitos e ilícitos, para conseguir sus resultados.