[OPINIÓN] Basta

822

Alguna vez leí una cita que decía “vivimos en una sociedad en donde le enseñamos a las mujeres a cuidarse de no ser violadas en vez de enseñar a los hombres a no violar.” Y es dolorosamente cierto.

Hace poco más de una semana se archivó un proyecto de ley que proponía despenalizar el aborto en casos de violación sexual. En ese tiempo hemos sido testigos de posturas contrarias, de insistentes puntos de vista, de marchas inmensas, de lucha. Más allá del debate, saludo a aquellas mujeres fuertes que pudieron sobreponerse a un hecho tan traumático como lo es una violación. Y lo lamento mucho.

Sin embargo, creo que no es suficiente, y creo que jamás será suficiente porque seguimos dando vueltas sobre lo mismo. Seguimos viendo qué hacer con la mujer; cómo debe reaccionar la mujer, qué decisiones debe tomar la mujer, cómo debe cuidarse la mujer para no ser violada y si la violan cómo debe hacer para sobreponerse a esto. Seguimos analizando los motivos de la violación, qué hizo ella, qué dijo ella, cómo lo miró ella. Seguramente su falda era muy corta, su mamá no debió ir a comprar y dejarla sola con el padrastro borracho. Al parecer, no importa lo que pase, si nos violan, es nuestra culpa.

Es necesario que lo entiendan: nosotras no pedimos que nos violen. Nosotras no somos el problema.

Me apena mucho que no exista un debate en torno al violador, en hacer más drásticos sus castigos. O, por lo menos, castigarlos, como lo exige el código penal. Pero el Poder Judicial sigue pasando por agua tibia los miles de casos de violación a los que nos enfrentamos cada día. ¿Por qué? No sé, no entiendo.

No entiendo cómo no nos puede doler ver a una mujer embarazada del hombre que abusó de ella sin piedad alguna, que la tomó como objeto para saciar sus necesidades, que ni siquiera le preguntó.

No entiendo cómo podemos permitir que sigan caminando por la calle tranquilos. No entiendo cómo podemos seguir hablando sobre la mujer, y dejar de lado quién violó, a quién no le importó nada más que satisfacer sus propias necesidades, pasar por encima de las decisiones de una, dejar de lado lo que ella podía sentir o pensar. Dejar de lado la penalidad que se le impuso, dejar de lado los años de cárcel que le corresponden, dejar de lado las investigaciones. Dejar de lado la justicia.

¿Dónde está el castigo para los violadores? ¿Por qué no están en la cárcel? ¿Por que es tan fácil violar a una mujer y salir victorioso en este país?

¿Y qué pasa con ella?: Que se aguante, porque es mujer.