Bélgica: Al menos 26 muertos y 130 heridos en triple ataque terrorista

875

La captura de Salah Abdeslam, el último yihadista que lideró los ataques en Francia el pasado 13 de noviembre, ocurrido en la capital belga hace tres días, parecía ser una señal de que el trauma de París y la angustia que se blandía sobre Europa ante la posibilidad de un nuevo atentado empezaba a superarse; más aún, la policía antiterrorista que aprehendió al yihadista reveló que no solo se lograba la captura del criminal más buscado del viejo continente, sino que desbarataron todo un plan bosquejado por el islamista que, supuestamente, tenía en punto de mira en la capital, Bruselas.

LEA TAMBIÉN: Bélgica: Atrapan al último terrorista que comandó los atentados en París

No obstante, la amenaza volvió a aparecer y no muy lejos de donde, hace más de cuatro meses, el mundo descubrió la crudeza y barbarie con la que el terrorismo pretende golpear Europa. Bélgica, país vecino de Francia y sede de la Unión Europea (UE) sufrió esta mañana un triple atentado luego de que tres explosiones: dos en en el aeropuerto de Zaventem y una en la estación de metro de Maalbeek, cerca de la sede de la UE (con apenas una hora y media de diferencia) remecieran la ciudad y provocaran -hasta el momento, ya que la cifra crece a cada minuto- 26 fallecidos y 136 heridos. Sin embargo, medios como VRT elevaron el número de víctimas a 34, aunque la prensa extranjera aún no confirma esto.

El primer atentado tuvo lugar en el aeropuerto de Zaventem, donde se registraron dos explosiones, una de ellas en una puerta de embarque de un vuelo que se dirigía hacia los Estados Unidos. Aún no se dio a conocer el nombre de la aerolínea, pero American Airlines dijo que no se trató de un vuelo suyo, luego de que se especulara que la deflagración ocurrió en un mostrador de la multinacional.

B1

El segundo ataque acaeció en la estación del metro subterráneo de Maalbeek y, al igual que en la terminal del aeropuerto, también se trató de un atentado suicida perpetrado por un terrorista que, según los testigos, empezó a proliferar gritos en árabe antes de las explosiones.

B2

Por el momento todos los vuelos hacia y desde la capital, así como el sistema de transporte público en su totalidad han sido suspendidos. El gobierno confirmó que se trató de un ataque terrorista, luego de que el primer ministro, Charles Michel, asegurara totalmente desolado: “Temíamos un ataque terrorista y ha sucedido”. Todavía ningún grupo se ha atribuido la autoría del triple ataque.