Bellido no tiene madre, por Jonathan Sepúlveda

«La postura del partido del lápiz sobre las mujeres es preocupante. El presidente ya reconoció la falta de paridad en los puestos gubernamentales. No obstante, su primer ministro denigra a una funcionaria ¿Qué mujer quisiera trabajar en ese entorno laboral?».

578

La vida consiste en tomar decisiones que, en muchos casos, son irreversibles. Todo lo que hacemos repercute en nuestro presente y futuro. Es así cómo la imagen del Presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, se ha visto mancillada por él mismo. Es inevitable no tocar un tema tan delicado como la violencia contra la mujer en cualquiera de sus manifestaciones.

A la mujer, ni con el pétalo de una rosa, decían los adultos mayores. No buscaban minimizar la fortaleza y el poder que tiene la mujer, sino que, la actitud de la persona, sin importar su género, debe ser regida por el respeto hacia ellas.

Pero, ¿qué tiene que ver Bellido en todo esto? Sucede que la denuncia de la congresista Patricia Chirinos solo corrobora la vehemencia que tiene el premier al expresar, lo que él llama, “su opinión”. Basta con recordar la declaración de su perfil de Facebook del 20 de diciembre de 2018, donde manifestó que “La mujer es tan destructiva y despiadada a la hora de mezclar sus rencores y egoísmo… No sé ustedes, pero considero que nadie puede emitir ese juicio de valor acerca de las mujeres con tal sinvergüenzura.

Es así que la expresión mexicana “no tiene madre” cobra sentido. Esta es una frase que se usa para expresar que no se tiene vergüenza. Y es que decirle a una mujer: solo falta que te violen, muestra la falta de cordura para manifestarse. Muchos dirán que cualquiera puede sufrir de un lapsus brutus y decir algo “sin pensar” o “sin querer”. Sin embargo, todos tenemos la posibilidad y, en algunos casos, la obligación de pedir disculpas.

Es por todo esto que, de corroborarse lo dicho por el Presidente del Consejo de Ministros a la congresista Chirinos, sería un sinvergüenza, ya que no solo denigró a una mujer, sino que también mintió a la nación entera asegurando que no había dicho tal cosa.

La postura del partido del lápiz sobre las mujeres es preocupante. El presidente ya reconoció la falta de paridad en los puestos gubernamentales. No obstante, su primer ministro denigra a una funcionaria ¿Qué mujer quisiera trabajar en ese entorno laboral? Es aquí donde yo me pregunto, ¿a los partidarios de Perú Libre les enseñan a menospreciar a la mujer o es que acaso no tienen madre?

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.