BREXIT: Capítulo final, por Daniel Ku Hop

449

En Junio del 2016, en el Reino Unido, el pueblo británico tomó una de las decisiones más importantes de la historia de su país. Ante una atónita Comunidad Internacional, la población del Reino Unido decidió que ya no quería formar parte de la Unión Europea dejando al país con muchas preguntas y un futuro incierto. Al día de hoy, a más de 3 años de esta decisión, esta historia ha llegado a su capítulo final. Si bien el BREXIT (nombre otorgado al proceso de renuncia del Reino Unido a la Unión Europea) es prácticamente inevitable, al día de hoy los políticos británicos aún debaten qué tipo de BREXIT debería ejecutarse.

Existen dos maneras mediante las cuales el Reino Unido puede renunciar a la Unión Europea. A estas opciones las llamaremos, para objetivos de esta columna, el BREXIT suave y el BREXIT duro. El BREXIT suave, pretende encontrar un terreno medio entre formar parte de la Unión Europea y no formar parte. Busca negociar cada aspecto importante que relacionaba al Reino Unido con la Organización de manera que la renuncia no sea tan brusca. Por el contrario, el BREXIT duro, tiene por objetivo abandonar la Unión Europea sin ningún acuerdo ni punto medio. Una medida considerada por muchos más populista que estratégica.

Como cabe recordar, durante estos últimos meses, Theresa May, la ex Primera Ministra, buscó hasta en 3 oportunidades proponer al Parlamento Británico potenciales acuerdos para que se diera un BREXIT suave. Sin embargo, en un contexto que ha dejado a un país tan dividido, el Parlamento tampoco pudo ponerse de acuerdo y no aprobó ninguna de las propuestas. Estos repetidos rechazos a las propuestas de May ocasionaron que decidiera renunciar a su cargo y que sea Boris Johnson, líder del Partido Conservador y uno de los principales promotores del BREXIT en el 2016, quien asuma el puesto de Primer Ministro. Boris Johnson, ante la sorpresa del país entero, anunció hace unos pocos días que se suspendería el Parlamento, que entrará en funciones el 3 de Septiembre tras el usual receso de Otoño, desde el 10 de Septiembre hasta el 13 de Octubre.

Johnson indicó que su decisión se debe a que, debido a la manera como ha asumido el nuevo puesto, es necesario que se le otorgue un tiempo para preparar e iniciar su gobierno de manera óptima, sin embargo, está claro que las motivaciones del nuevo Primer Ministro son bastante menos bondadosas que las que declaró. Resulta que el día 31 de Octubre es el último día que la Unión Europea le ha dado al Reino Unido para poder presentar un Acuerdo. De no presentarse ninguno, automáticamente se procedería a un BREXIT duro, opción que, claramente, no le disgusta en lo absoluto al Líder del partido Conservador.

Siendo este el duro contexto que vive el Reino Unido y habiendo llegado ya a la fase final de este largo proceso, existen 4 potenciales escenarios que podrían definir el futuro del Reino Unido y el tipo de BREXIT que se daría:

  1. El primero se daría si el Parlamento, efectivamente, es suspendido hasta el 13 de Octubre. Esto prácticamente los dejaría sin posibilidad de aprobar ningún Acuerdo y se pasaría, automáticamente a tener un BREXIT duro.
  2. El segundo se daría si el Parlamento es suspendido hasta el 13 de Octubre pero, durante los días que estará en funcionamiento (3 al 10 de Septiembre) consiguen conciliar para que, a su retorno, puedan aprobar un Acuerdo en los 18 días restantes. De ser así se procedería a un BREXIT suave.
  3. El tercer escenario se daría si el Parlamento, hasta antes del 10 de Septiembre, otorga un voto de No Confianza al Primer Ministro. A partir de ese momento, Boris Johnson tendrá 14 días para probarle al Parlamento que puede seguir siendo el Primer Ministro. Del mismo modo, cualquier otro miembro del Parlamento podría intentar probar que él/ella sí tiene el apoyo del Parlamento, por lo que Boris Johnson tendría que ceder el puesto. Si tras los 14 días, ni Boris Johnson ni ningún miembro del Parlamento asciende como Primer Ministro, entonces se darían elecciones generales. En este tercer escenario, también llamado “opción nuclear” por su naturaleza radical, se desprenden 3 posibles finales: en caso Johnson fuera respaldado como Primer Ministro, se procedería a un BREXIT duro pues claramente es su opción predilecta. En caso se dieran elecciones generales, también se procedería a un BREXIT duro porque no habría tiempo para escoger un nuevo Parlamento y Primer Ministro antes del 31 de Octubre. Y, en caso algún otro Parlamentario obtuviera la confianza del Parlamento, dependería de la posición del Parlamentario y su habilidad política para conseguir su objetivo ya sea un BREXIT duro o suave.
  4. Finalmente el cuarto escenario (y el menos probable) se daría si el Parlamento aplica la Orden Permanente 24 (SO24), una regla que permite a los Parlamentarios solicitar un debate de emergencia. Los debates de emergencia, si bien no son vinculantes, podrían generar que el Presidente de la Cámara acepte enmiendas. De permitirlo, los parlamentarios podrían utilizar esta oportunidad de enmiendas para incluir una ley que fuerce a Boris Johnson a tomar acción y presentar un Acuerdo. Esta es la opción menos viable pues tanto la aplicación del SO24, y la aprobación de la ley por las 2 Cámaras y el Parlamento (proceso regular para aprobar una Ley) deberán darse entre el 3 de Septiembre y el 10 de Septiembre. Si bien usualmente aprobar una ley dura semanas o incluso meses, existen precedentes de leyes que fueron aprobadas en 3 días por casos de emergencia. Sin embargo, es muy poco probable que este sea el caso pues los parlamentarios a favor del BREXIT duro podrían demorar los debates en las 3 instancias generando que no se aprueben las leyes.

Como han podido leer, el Reino Unido se encuentra ante una de sus crisis políticas más trascendentales en la historia de esta potencia. El futuro económico del país se encuentra en juego y quedan solo 2 meses para saber cuál será el futuro económico del país.

Sea cual fuere el resultado, este proceso sienta un precedente y, en definitiva, desalienta a todos los miembros de la Unión Europea a renunciar al Organismo. Ya sea que tu posición sea pro BREXIT duro o suave, como peruanos es importante que estemos atentos a la manera como se desenvuelve esta encrucijada pues el Reino Unido, actualmente, es el sexto socio comercial más importante del país y, una crisis en su economía, también podría afectar a la nuestra.