Cameron y la Unión Europea: I Want It All

614

“People do you hear me? Just give me the sign”

Queen, 1989

Hace diez días que David Cameron fue reelecto como Primer Ministro Británico, en ese sentido es necesario saber cuál es su agenda, su plan de gobierno.

Como primer ítem se ve a la distancia el referéndum acerca de la permanencia en la Unión Europea. Este consiste en una consulta nacional para saber si los británicos desean quedarse en la Unión. Esta propuesta se ofreció por primera vez en enero del 2013. Este anuncio se dio dentro de un ambiente político en el cual al parecer el Partido Nacionalista (UKIP), al mando de Nigel Farage, y el laborismo al mando del recientemente derrotado Edward Milliband, trepaban en la encuestas con miras a las elecciones nacionales que fueron realizadas a comienzos de mayo último. Se espera que la consulta se lleve a cabo en 2017 o finales del 2016.

Ahora bien, una vez re-electo Cameron, distando de la republiquetas bananeras en donde todo ofrecimiento puede ser luego rescindido, ha mantenido el deseo de mantener la consulta prometida en 2013. Esta vez, lo que se analiza en Londres, es que este deseo busca motivar una reforma dentro de la forma en cómo Bruselas opera. El Gobierno Cameron apunta a generar debate sobre una serie de políticas públicas, de áreas de dominio de la Comisión y el Parlamento Europeo, en donde Reino Unido no siente tan a gusto. Y más bien, por el contrario, busca impulsar una reforma que se alinee a los intereses de la Inglaterra del Mundo.

Estos cambios pueden ser resumidos en 6 áreas, tal como lo menciona el semanario The Economist.

  1. Reducir los beneficios por los cuales a los desempleados europeos se les dota de grandes beneficios sociales. La Comisión argumenta que ello mantiene el sistema económico e inclusive aumenta el turismo en la Unión. Cameron no se encontraría tan de acuerdo con esta perspectiva, ya que fiscalmente no es responsable.
  2. Repatriar prerrogativas regulatorias, desde Bruselas a Londres. Ello limitaría el terreno en donde el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) se negociaría e implementaría.
  3. Al mismo tiempo buscaría terminar la implementación que buscar tener un mercado único en comercio de servicios, ya sean estos el mercado de fondos pensiones, bancos, la economía digital y energía. Esto, en contradicción al punto anterior, ayudaría a negociar e implementar el TTIP, ya que se contaría con pocos actores con los cuales interactuar.
  4. Encontrar una forma de balancear a los miembros de la Zona Euro (unión monetaria de la cual Reino Unido no es parte) con los que no miembros de esa zona. Esto buscaría tranquilidad y predictibilidad en los mercados de la unión Europea.
  5. Encontrar una forma para que Reino Unido no sea parte de una posible “Unión más unida”. Cameron buscaría tratar de evadir ser parte de una “Constitución Europea”, la cual ya fuera rechazada en referéndum por las poblaciones de Francia y Países Bajos en 2005.
  6. Buscar generar más control en los Parlamentos Nacionales, vis-a-vis el Parlamento Europeo (que funciona también en Bruselas, pero con sede en Estrasburgo y Secretariado en Luxemburgo), esto con miras a tener control sobre la emisión de legislación, siempre y cuando (5) no sea logrado del todo.