Camino al vacío, por Víctor Quijada

950

El marco legal y de procedimientos es el principal impedimento para permitir una verdadera defensa a las mujeres: Deben eliminarse atenuantes y beneficios para procesos por feminicidios y agresiones a mujeres.

Las marchas y manifestaciones son expresiones retóricas pero que de nada ayudan a defender a las mujeres, a la fecha no se ve que disminuya la tasa de casos de violencia contra la mujer.

Se tiene que cambiar la normativa para evitar que crímenes contra las mujeres sigan siendo consideradas simples faltas y castigar de manera efectiva a los agresores. El problema está en el procedimiento, no es eficiente, ni ágil.

“En lugar de convocar marchas que solo genera una impresión positiva se debe trabajar seriamente el marco normativo para que se eliminen los atenuantes a los procesados por agresiones a las mujeres y los beneficios a los sentenciados por estas mismas faltas. No seamos una sociedad de hipócritas que vive de marchas y manifestaciones, se requiere acciones concretas y efectivas”.

Resulta lamentable que haya casos sonados de agresiones a mujeres, pero esta situación es más grave en los estratos más humildes, donde las víctimas no logran captar la atención de la opinión pública. “Muchas están en coma, desfiguradas, discapacitadas por los golpes recibidos y encima en permanente zozobra por las constantes amenazas de sus agresores”.

Lima se ha convertido en una ciudad hostil para la vida de las mujeres, es la quinta mega ciudad más peligrosa para las mujeres según estadística de Thomson Reuters Foundation, que mide los estándares en temas variados como educación, violencia sexual, accesos a la salud entre otros.

“La norma justifica las agresiones y las atenúa para que sean consideradas faltas menores. Los policías las consideran unas simples nimiedades y sueltan al agresor. ¿Quien llevó la peor parte?, la mujer y sus hijos. Muchas de las marcas físicas de cachetadones, golpes y jalones de pelo no dejan secuelas, pero las heridas emocionales se mantienen y recrudecen”.

Asimismo, se deben eliminar todos los beneficios posibles a los sentenciados por feminicidio o a aquellos hallados culpables en caso de agresiones sexuales a mujeres de toda condición, tanto menores de edad como adultas. “No es posible que los asesinos de mujeres en lugar de cumplir sus penas completas, salgan con penas rebajadas y sin pagar sus condenas tal como establece la Ley”.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.