¿Capitalista o comunista?

1.395

Es imprescindible para definir el rumbo que debe tomar un país, saber por cual sistema político y económico debería discurrir su nación. Este es el punto de inflexión que marca su derrotero, es la búsqueda de consensos mínimos entre ciudadanos con la finalidad de alcanzar un camino en común para su sociedad, pues los proyectos, metas y objetivos estarán subordinados a ellos, de ahí su extrema importancia. Y esta, que es una visión política e ideológica trazara la línea entre los objetivos y los resultados.

Dado que, solo existen en el mundo dos sistemas o modelos económicos, tan diametralmente opuestos uno del otro, considero oportuno consultarle: ¿Es usted capitalista o comunista? Algunos responderán no sentirse encasillados en ninguna, otros pensaran que ambas posiciones son extremos de un amplio espectro ideológico, en donde lo correcto sería afirmar que algunos son de derecha, otros de izquierda o de centro, con los matices de centro izquierda y centro derecha. No faltaran quienes estimen que su ideología es socialista, liberal, social demócrata o cristiana y que estas definen mejor a los pensamientos políticos actuales. Muchos, quizá la mayoría, dejara en claro que no tienen una posición ideológica categórica, considerándose; pragmáticos, progresistas, libertarios, humanistas, indigenistas, nacionalistas, ambientalistas, entre otras muchas vertientes.

Es fundamental indicar que, como muchos de ustedes saben, el fundamento básico del capitalismo es que la economía de un país está regida por el mercado, que podría definirse como la organización, la producción y el consumo de bienes y servicios en el marco del juego oferta-demanda, y en una situación de competencia imperfecta, hecho que demandará una concreta y efectiva participación del Estado para controlar y corregir los fallos del mercado y además para garantizarle a los participantes el acceso a los bienes y servicios. Es decir la libre empresa. El otro pilar del capitalismo es la propiedad privada  y por último la promoción de la iniciativa y libertad individual.

En el comunismo o socialismo los principios básicos son; la propiedad colectiva, estatal o social de los medios de producción, la planificación centralizada de la misma, en donde es el Estado el que maneja las empresas y  redistribuye la producción, dándole a cada poblador una retribución según su trabajo o de acuerdo a sus necesidades. No existe la propiedad privada de los medios de producción.

Las dos grandes corrientes del pensamiento se pusieron a prueba a lo largo del siglo pasado, el novedoso comunismo frente al ya, por ese entonces, transitado y aparentemente agotado capitalismo. Luego de setenta años, el primero fracaso, mientras el segundo persevero.

¿Qué sucedió?: mientras el capitalismo es un método y sistema económico, el comunismo es además uno político y social, por tanto al primero es posible adaptarlo a diversos sistemas políticos; monarquías, repúblicas, democracias o autocracias, el comunismo basado en el materialismo dialectico e histórico requiere de la lucha de clases, la dictadura del proletariado y el control total del Estado sobre los bienes y las personas. Debemos tener en cuenta que el capitalismo se basa en leyes económicas, su contraparte lo hace sobre conceptos económicos, políticos y sociales, que se vuelven indesligables entre ellos, convirtiéndose en inmutables.

Al basarse en leyes económicas el capitalismo es susceptible de evolucionar y cambiar, si aparecen nuevas leyes que perfeccionen a las anteriores, se renueva. A los postulados de Smith, se sumaron los de Green, Bosanquet, Keynes, Muller, Bohm, Aron, Rouçier, Rueff, Condilifte Mises, Hayek, Ropke, Erdhard, Friedman, Meade, Harrod y De Soto, entre otras corrientes y escuelas económicas. Muchos de estos pensadores discrepan entre sí, pero bajo los principios del capitalismo; economía de mercado, libre empresa, propiedad privada, e incentivo a la libertad individual. Y ha sido este último el que ha logrado la evolución del capitalismo en el plano científico, político y social. Las dictaduras, autocracias y tiranías al coactar la libertad individual impiden el funcionamiento del capitalismo moderno, la práctica ha demostrado que las leyes económicas funcionan adecuadamente en donde hay democracia y Estado de derecho, sean estas Republicas o monarquías constitucionales.

El comunismo o socialismo al fundamentarse sobre principios inmutables, casi dogmáticos, no permitió la aparición de corrientes o la introducción de otras leyes económicas que no fueran las de los primigenios Marx y Engels, principalmente. Por ello no evoluciono y los fracasos y fallos en la aplicación de sus doctrinas no pudieron ser corregidos, como sí lo hicieron las sociedades capitalistas. Esto llevo a que los Estados comunistas y socialistas acumularan a lo largo de su historia una pesada carga de continuos fracasos económicos que no produjo ni redistribuyo riqueza, muy por el contrario  empobreció a  su población de manera generacional. Sin embargo fue la falta casi absoluta de libertades y el control policiaco del Estado sobre los individuos lo que los llevo al colapso. La  China, no es un caso aparte sino es el resultado de la transición del socialismo hacia el capitalismo como una forma de evolución positiva y superior para crear bienestar, en ese proceso se encuentra y más pronto que tarde este, el capitalismo, lograra que la libertad de los individuos transforme su sistema político en una democracia.

Por lo tanto si usted cree en la libertad de las personas, en la economía de mercado, con o sin epítetos y en la propiedad privada, es un capitalista, no importa la etiqueta que se quiera poner; de izquierda, marxista, leninista, maoísta, colectivista, progresista, social demócrata o cristiano, nacionalista, humanista o cualquier otra. No mi amigo, usted es un capitalista, en buena hora y siéntase orgulloso de ello.

De igual manera si usted cree en la  propiedad colectiva, estatal o social de los medios de producción, la planificación económica centralizada, en donde es el Estado el que debe controlar los bienes y las libertades de las personas y no exista propiedad privada irrestricta, usted es un comunista o socialista, sin importar si piensa que es: de derecha, liberal, empresario, accionista, emprendedor, libre cambista, burgués o reaccionario. No mi estimado lector, es usted un comunista o socialista, en buena hora y felicidades.

Entonces qué es usted; ¿capitalista o comunista?