Carlos Bruce: «Ya no deberíamos hablar de Unión Civil, sino de Matrimonio Igualitario» [ENTREVISTA]

1.740

Carlos Bruce nos recibe amablemente en su casa. Hoy, dedicado al cien por ciento a su labor parlamentaria comenta sobre cómo el fujimorismo actúa con poca democracia en el Congreso y hace un balance de su gestión. También menciona uno de sus proyectos que lo llevó al debate público en el gobierno de Humala: la unión civil. Ahora piensa diferente y cree que debemos ir por el matrimonio igualitario. Se asume como antifujimorista, pero cree en el indulto humanitario a Alberto Fujimori, pues asegura no guardar ningún tipo de odios.

El domingo pasado salió un reportaje en Cuarto Poder en el que varios congresistas como Mercedes Aráoz o Indira Huilca denunciaban el actuar de Patricia Robinson, jefa del gabinete de asesores de la Mesa Directiva del Congreso

El personal que trabaja para servir a todos los congresistas en su conjunto no puede estar haciendo acciones políticas partidarias de manera permanente. Discúlpenme, pero si alguien desea mantener esa posición debe tener al margen su militancia política. De lo contrario, estamos ante gente politizada en la que no se puede confiar.

La congresista Patricia Donayre ingresó en el Congreso una carta hace casi un año denunciando este accionar de la señora Robinson

Es algo que la Mesa Directiva de los últimos dos años ha permitido. Antes se sabía que ingresaba al servicio parlamentario gente del partido que controlaba la Mesa Directiva, pero mantenían una posición neutral. No me refiero al personal de confianza, sino a quienes brindan servicios para todos como seguridad o la Oficialía Mayor.

¿Qué acciones debería tomarse con ella?

La Mesa Directiva debe instruir a todo el servicio parlamentario a no tener una vida política partidaria.

¿Qué sanción merece?

Salir del servicio parlamentario.

¿Y qué opinión tienes sobre Walter Jibaja, quien dirige hoy la seguridad en el parlamento?

Es muy delicado que el jefe de seguridad del Congreso tenga una vida política partidaria activa, él tiene que salir. Sé que ya se suscribió un pedido y lo vamos a apoyar de ser necesario porque no es una persona que deba estar en el servicio parlamentario. Si desea, Fuerza Popular puede incorporarlo como asesor de su bancada, tiene toda la libertad, pero no como la seguridad de todos los congresistas.

Estamos ad portas de una nueva Mesa Directiva congresal, ¿cómo ves el panorama?

Si Alianza Para el Progreso se plegara a la oposición, ganaríamos por dos o tres votos. Pero, parece que aún no han tomado una decisión y es una mala noticia, porque cuando dicen eso normalmente terminan cayendo en brazos de quienes controlan el Congreso. Es imprescindible que Fuerza Popular deje la presidencia.

Pareciera a veces que Gloria Montenegro es la única voz visible disidente en su bancada, porque cuando vemos a Richard Acuña en silencio presidiendo la Mesa Directiva genera la sensación que ya hubieran pactado con el fujimorismo. ¿Lo percibes así?

Efectivamente se nota que APP no es un bloque sólido. Hay voces independientes como Gloria Montenegro o a veces Marisol Espinoza.

¿Cuál es el balance que le das a tu labor parlamentaria en este tercer periodo que tienes como congresista?

Han sido dos años difíciles. Intentamos centrarnos en darle un rumbo al país con normal económicas que puedan fomentar la inversión pública y privada. Parte de este tiempo me tocó ser ministro de Vivienda, por lo que me alejé un poco del trabajo parlamentario, pero ahora he regresado y tengo en mi agenda principalmente retomar el tema de la inversión para el sector construcción en el país, así como el de crear opinión para que algún día se implanten derechos civiles para las minorías.

¿Cómo evalúas la gestión de Javier Piqué, actual ministro de vivienda?

Es muy temprano para evaluarlo.

Sin embargo, apenas habían transcurrido pocas semanas desde el nuevo gabinete ministerial opinaste de ellos. Aseguraste que no hablaban, que no se les escuchaba

Eso es una realidad. Si yo te pregunto los nombres de cinco ministros a ti que eres una persona informada, te apuesto a que no eres capaz de dármelos, cosa que no ocurría con el gabinete Kuczynski. Ese es un síntoma de que no los leen en los periódicos. Es un defecto.

Estamos en el mes del orgullo, hablemos de la agenda LGTB. ¿Qué consideras que le falta al proyecto de unión civil que presentaste con Alberto de Belaunde para que regrese con la misma potencia que la última vez?

Ya no debiéramos hablar de unión civil y estoy opinando en contra del mismo proyecto. Digo que no porque la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya se ha pronunciado con algo más integral que es el matrimonio igualitario. Creo que ahí ya no tiene sentido de hablar de unión civil, ya no tiene razón de ser.

Cuando presentaste la unión civil, sabíamos que no se iba a aprobar…

A ese proyecto de unión civil algunos lo califican como el fracaso más exitoso, porque si bien no se aprobó, se logró poner el tema de los derechos LGTBI en la agenda nacional y a partir de ahí no hay candidato presidencial ni al congreso que no tenga una posición al respecto. Y pasamos de marchas de seiscientas personas a marchas de doce mil personas.

Algunas personas de la comunidad o activistas en general te tienen rechazo, básicamente, por tus opiniones políticas en otros temas. ¿Qué sensación te da?

(Sienten ese rechazo) porque no soy de izquierda. Muchos activistas LGTB son de izquierda y de hecho, cuando me reúno con ellos, se quedan mirándome, y leo su pensamiento… Y estoy seguro que están pensando: “¿Por qué diablos no fuiste tú de izquierda y tuvo que ser un congresista liberal de derecha el que asuma el liderazgo en los derechos LGTBI?” Eso genera una resistencia que no me cabe duda que existe y la lamento, pero los derechos de las minorías no tienen nada que ver tu ideología política.

El Apra ingresó un proyecto de ley para que los partidos políticos que no tienen más de tres años no puedan postular. ¿Estás de acuerdo o protestas?

Por supuesto. Si quieres derrotar a tu adversario, sé más creativo. Eso es querer ganar en la mesa y no en la cancha. Yo estoy en contra de esa legislación.

Has trabajado muy de cerca de dos ex presidentes: Toledo y PPK. ¿Cómo ves la situación de ambos hoy que están vinculados a temas de corrupción?

En el caso de Toledo, es una gran decepción. Es algo que se ha descubierto casi diez años después desde que dejó la presidencia y que ninguno de nosotros sabía. Tendrá que responder a la justicia y esta tendrá que ser implacable con él. En el caso de PPK, todavía me reservo mi opinión, porque las cosas no están claras. Para mí no es obvio que haya existido algo ilegal. Puede haber habido algo no ético, mas no ilegal.

La CIDH (Corte Interamericana de Derechos Humanos) le ha dado al Estado peruano un tiempo determinado para que revise el indulto otorgado a Alberto Fujimori. ¿Qué opinión tienes de que uno de los últimos legados de PPK se vaya al agua por un ente internacional?

Si la Corte hubiera dicho que hay que anular el indulto, habría que acatarlo nos guste o no. Pocos entienden mi posición, pero yo no guardo odios y doce años (de Fujimori en la cárcel) ya estuvo bueno.

¿Eres o has sido fujimorista?

Jamás. He hecho la Marcha de los Cuatro Suyos.

¿Antifujimorista por convicción?

Sí, puedo definirme como antifujimorista. Nunca he participado en ninguna campaña electoral con ellos y eso es algo que nunca haré.

¿Aspiras en algún momento postular a la presidencia?

No, no está en mis planes.