Carta a un político inexistente

314

A quien corresponda: 

Quiero un político/a que no se acomode de acuerdo a las circunstancias. Que no grite. Que sepa asumir responsabilidades sin pretextos. Que, si lo acusan, no se haga la víctima, no eluda el tema, ni acuse a otros, que se defienda si tiene argumentos. 

Quiero un candidato/a que no regale nada porque parto de la premisa que regalar para tener votos es equivalente a comprarlos. Que no tenga que “invertir” en su campaña ni formular falsas promesas tampoco. Que sepa persuadir ya que si no puede convencerme ¿cómo puedo esperar que maneje un país?

Quiero una autoridad que sepa tomar decisiones así sean impopulares. Un estadista que mire más allá de los cinco años. Que sepa que el poder es transitorio y ante ello solo cabe ser noble y cauto. Que no confunda mano firme con el poder del autoritarismo; ser firme y fuerte no implica valerse de todo para hacer cumplir la ley porque la deslegitima.

Quiero un Presidente que se meta valiente y frontalmente a problemas espinosos: reforma de la justicia, informalidad, inseguridad, maltrato, violencia familiar, etcétera. Que, a la vez, sepa impulsar condiciones para la generación de prosperidad, riqueza y desarrollo para todos. Que no persiga a la empresa ni la vea como un enemigo. Que tenga en claro que es crucial generar igualdad de oportunidades para todos, lo que no implica igualarnos a todos. Que entienda que la corrupción es un síntoma y no una causa. 

Quiero tener la confianza en que podré realizar mi proyecto de vida como me plazca, sin ningún tipo de inseguridades. Que nadie pondrá obstáculos para mi libertad.

Espero que este político exista porque, como van las cosas, los ciudadanos parecemos los inexistentes.  

 

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.