Carta abierta del periodista René Gastelumendi

636

Estimados amigos y amigas:

Muchas gracias a tod@s, he sentido su apoyo y cariño durante toda la semana. Los vividos fueron momentos muy escandalosos, de los cuales espero ya no hablar más porque, a fin de cuentas, se trató de algo accesorio. Hay un tema mucho más importante de fondo: lograr que las minorías tengan los mismos derechos que el resto de la sociedad. No podemos dejar que la segregación de nuestros hermanos diferentes, disfrazada de opinión, y camuflada en la libertad de expresión, se imponga y socave aún más nuestra democracia. Hay que seguir debatiendo, luchando por lo que creemos. Siempre con argumentos, no con insultos, siempre escuchando al otro, no subestimándolo.

En el camino se me ha imputado un hecho falso que no es opinable, es difamatorio: Haber recibido dinero de Odebrecht a través de los dos premios nacionales que, como parte de Cuarto Poder, ganamos el año pasado y que, por tanto, mi trabajo periodístico podría estar condicionado. El primero de ellos, el recibido por IPYS, no tiene nada que ver con la cuestionada empresa brasileña, puesto que en el 2014 esta dejó de auspiciar el concurso y el premio lo recibimos, mis compañeros y yo, el 2016. Así se simple. Odebrecht ya no tenía nada que ver con el evento. El reportaje ganador se trató de una denuncia sobre la posible existencia de un grupo irregular de la policía nacional que habría ejecutado a varias personas rendidas y obtuvo una mención honrosa a nivel latinoamericano. En nuestra investigación presentamos incluso un video estremecedor.

En lo referido al segundo premio recibido, el de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), por un reportaje con análisis y propuestas de soluciones sobre la tremenda informalidad peruana en plena campaña electoral, sí es cierto que entre las cinco empresas auspiciadoras del evento estaba Odebrecht. Dicho sea de paso, cuando nos presentamos al concurso el caso aún no había estallado en el Perú. Sin embargo, apenas empezaron los cuestionamientos, mandé una carta indagatoria con la intención de devolver el dinero si es que Odebrecht tenía algo que ver con su financiamiento, así sea con un solo sol. Fueron seis mil soles que fueron repartidos entre camarógrafos, editores y choferes que participaron en la elaboración del reportaje. Un dinero extra que mis compañeros, ciertamente, merecían mucho más que yo. Como respuesta a mi carta, la CCL me respondió, claramente, que el dinero del premio no tuvo nada que ver con los brasileños y que provenía de sus propios recursos, tal cual ustedes podrán leer en la foto que adjunto en los comentarios de este post. Con esto el tema queda zanjado. Fue un exceso de puritanismo, lo sé, pero lo hice para que no quede ni una sola duda respecto a mi trabajo. El principal activo de un periodista es la credibilidad. Las verdades se demuestran, no se imponen regando mentiras por las redes y los medios sin ningún tipo de contraste. Repito, las verdades se demuestran, no se imponen.

Muchas gracias a todos por leer estas lineaas por su confianza, respeto y amistad.

René Gastelumendi
Periodista.

FotorCreated
Respuesta de la CCL respecto a rumores sobre financiamiento de Odebrecht al premio entregado a periodistas de Cuarto Poder.