[EDITORIAL] Celebración democrática

902

Finalmente llegó el día. Después de una fiera campaña los peruanos nos metemos a las urnas para elegir quién dirigirá el futuro de nuestras ciudades. Pero sin duda los ojos de todos están puestos en el resultado de la elección en Lima. ¿Será otra vez Castañeda? O quizá Cornejo sorprenderá a todos reclamando el podio del ganador. Sin embargo si algo ha quedado claro las últimas semanas es que es poco probable que la ciudad le vaya a renovar la confianza a la alcaldesa Susana Villarán que seguramente partirá deseando haber hecho alguito más que sacar críticas a una ciudad que en algún momento la acogió con tanta esperanza.

Pero sin duda, por más que suene como un cliché acaramelado, lo más importante es que hoy se celebra algo que estamos empezando a dar por sentado: la democracia.

Podemos ser un país con una democracia que todavía tiene que madurar pero lo importante es, como a una hija, ayudarla a crecer, alimentándola elección tras elección, defendiéndola de los embates de grupúsculos de mentalidades torcidas que buscan traerla abajo.

Los peruanos tenemos que ir a nuestros centros de votación llenos de orgullo, llenos de fervor democrático, llenos de la convicción de que con nuestro voto no solo elegimos a un líder sino que ayudamos a preservar y a alimentar a un modelo que vela por los intereses de todos.

Si aún no ha ido a votar vaya y vote, vote por Castañeda, vote por Cornejo, vote por Altuve, vote por Villarán, no importa por quien, pero vote. Nuestra legislación nos hace creer que el voto es un deber que tiene que ser impuesto con multas severas, pero no lo vea así, porque no es así, votar es un derecho, es un privilegio y llévelo a acabo como tal.

Les deseo un buen domingo de elecciones, guardémonos las quejas sobre nuestro sistema para después, ahora tratemos de disfrutarlo.

Gonzalo Ramírez de la Torre

Director Fundador