¿Censura a Basombrío?, por Diethell Columbus

1.614

No cabe duda que la inseguridad ciudadana es el principal problema que aqueja a nuestra sociedad. Ciertamente, el estancamiento de la economía o la falta de empleo también son temas muy a tener en cuenta, empero, hoy por hoy el tema de inseguridad es lo que más nos interesa a los peruanos.

Nada hacemos con bonanza económica o con mejores políticas laborales si cuando salimos de nuestros hogares (incluso estando en este) nos convertimos en potenciales víctimas de la delincuencia que campea por el país.

En la línea de lo anterior y frente a la coyuntura políticamente compleja por la que atraviesa el Perú, el Congreso de la República tiene agendado para la tarde de hoy dos temas que debieran ser del interés para toda la ciudadanía. El primero es el voto de la denominada «cuestión de confianza» del ministro de Economía y Fianzas, Alfredo Thorne y la otra es la interpelación al Ministro del Interior, Carlos Basombrío.

Sobre el primer punto, huelgan comentarios. Todos sabemos cuál será el resultado: Entre hoy o mañana ya deberíamos tener un nuevo ministro en esta cartera. Solo queda despejar la incógnita de ¿Quién será el encargado de dar el impulso que nuestra economía necesita?

Respecto al segundo punto, debo señalar que Basombrío asumió el ministerio más complicado de todos y quizá el menos deseable dentro de la estructura del Poder Ejecutivo. Procurar encausar un desmadre de temas administrativos y de gestión que en los últimos diez años se han ido complicando aún más, es por lo menos destacable. No obstante, igual hay algunas interrogantes que el parlamento y nosotros (la ciudadanía) nos debemos hacer.

¿Acaso es posible que en 10 meses de gestión se solucionen los problemas de inseguridad de los últimos 10 años o más? Imposible. Ni Basombrío o cualquier otro funcionario podrían hacerlo.

¿El ministro ha cometido errores en su cartera? Definitivamente. Es innegable que el ministro del Interior cometió errores en varios temas. El primero de ellos es el famoso «escuadrón de la muerte», seguido por la sindicación desafortunada de un ciudadano en el incendio de LARCOMAR, las declaraciones sobre el MOVADEF, entre otros. Sin embargo, creo que no son cuestiones que lo desacrediten para permanecer en el cargo. Al menos Basombrío no tiene un audio que pone en duda su idoneidad como ocurre con Thorne y tampoco ha utilizado indebidamente el nombre del Presidente de la República o se le acusa de indicios de actos de corrupción en su sector.

¿Hay resultados en el sector Interior? Si los hay, quizá no en la medida que todos esperábamos, pero objetivamente los hay. He leído en las redes sociales que lo ejecutado hasta hoy no es motivo de aplauso, pues están haciendo su trabajo. Es cierto, pero no por ello debemos dejar de reconocer que se están atrapando delincuentes, desarticulando bandas, coordinando mejor con los gobiernos locales y reconociendo sus errores como en el caso del apoyo de la PNP en sus días de franco, entre otros temas.

Si bien podemos exigir mayores esfuerzos en el sector y así lo haremos todos (creo Yo), no podemos negar que algo se ha avanzado, con errores y todo.

Finalmente ¿Es regular que se interpele a Basombrío? Si. Es constitucional, legal y regular. Lamentablemente no estamos acostumbrados a este ejercicio democrático, puesto que los últimos gobiernos han tenido mayoría legislativa (propia o por alianzas). Esto que hoy vemos es lo que los teóricos políticos denominan «gobierno dividido» o mejor dicho equilibrio de poderes. (Recuerden que esto es lo que se pidió durante la campaña del año pasado)

Basombrío ha declarado que va tranquilo a la interpelación. No podría ser de otra forma, pues si nada debes nada tienes que temer. En lo personal, estimo que este procedimiento de control político no terminará en una censura, al menos eso espero.

Seguridad ciudadana es tarea de todos pero principalmente del Gobierno y en especial del Ministro, pero creo que debemos ser conscientes que el problema es tan complejo que no se solucionará por arte de magia y menos en pocos meses y tampoco con una censura que conllevaría a un retraso de lo que ya se ha avanzado.