Chile: Paltas robando agua a la población, por Inés Yábar

494

Al vivir en Perú me acostumbré a tener frutas y verduras siempre a la mano. La realidad en otros países del mundo es que no siempre se encuentran productos frescos con facilidad. En el supermercado los insumos pueden encontrarse pero habiendo pasado por un riguroso proceso de selección para entrar en los estándares del país destinatario. La producción es también transportada por muchos kilómetros, llegando con una enorme taza de carbono hasta las mesas de los consumidores. Productos como la quinoa, la chía, la palta y los plátanos son unos de los más comunes.

Los efectos intangibles no parecen molestar a muchas personas pero los efectos visibles están empezando a ser notados. La alza en demanda de paltas en el Reino Unido ya causa problemas del otro lado del planeta. En el 2016, fueron más de 17 000 toneladas de palta importadas de Chile por el Reino Unido, pero ese número sigue subiendo. Con una demanda el alza de un 27%, tan solo en el último año, el uso de agua para producción, en el hemisferio sur, ha subido. Muchos acusan a los agricultores de desviar ríos dejando a pobladores sin agua.

En el 2011, la “dirección general de aguas chilena” publicó una investigación que mostraba la existencia de canales subterráneos ilegales que llevaban agua de los ríos a plantaciones privadas. Existían al menos 65 caminos que practicaban esta maña, especialmente en la zona de Petorca. Aunque muchos supermercados Británicos (incluyendo a Tesco, Morrisons, Waitrose, Aldi y Lidl) dicen suplir la demanda con productores certificados de “Rainforest Aliance”, han tenido que hacer investigaciones del caso.

La producción de paltas necesita bastante agua y es por eso que los productores han tenido que buscar maneras de suplir su necesidad para proveer para la demanda. Según el “Water Footprint Network”, un kilo de paltas requiere de dos mil litros de agua lo que se podría usar para producir 10 kilos de tomates. La situación se vuelve aún más alarmante cuando el lugar donde se producen las paltas es un desierto. En Petorca cada hectárea cultivada necesita de 100 mil litros de agua al día, que podría ser usada por mil personas en ese mismo lapso de tiempo.

La situación necesita remedio. La sed de consumo de “superalimentos” por sociedades que lo pueden pagar está dejando en sequía a otras poblaciones. Veronica Vilchez, activista y directora de uno de los sistemas de agua que provee del recurso a 1000 casas cerca de Santiago dijo: “Hay más paltas que personas, pero solo las personas tienen falta de agua, nunca las paltas”. Además los ríos se están secando y la solución temporal que encontraron los agricultores ya no es sostenible. Como muchos activistas ambientales Veronica está en peligro, le contó al “daily mail” que recibe amenazas de muerte de personas de industrias poderosas en el país.

No sólo es el consumo de palta que causa problemas ambientales o societales. La sociedad de consumo de hoy ha puesto la comodidad por encima de la sustentabilidad. Seamos consumidores conscientes. Conscientes del privilegio de vivir en el Perú con frutas y verduras por doquier. Conscientes de dónde vienen los productos que consumimos. Conscientes del impacto que tenemos sobre el planeta y las comunidades. Para asegurarte que lo que comes no tiene impacto negativo, tú ¿qué estás haciendo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.