Cinco beneficios de la restauración de inmuebles históricos

1.024

La renovación del patrimonio cultural es algo más complejo que el aparente repintado de fachada y, en algunos casos, cambio de balcones. Para poder restaurar un inmueble histórico es necesario estudiar la historia detrás de él: su arquitecto, constructor, proyecto original, diferentes usos, el entorno histórico donde se encontraba y lo que representaba para esa época.

Con toda esa información, se puede conceptualizar cómo rehabilitar un inmueble de gran importancia, devolviéndole sus elementos más característicos y el espíritu de su creador, sin renunciar a readaptarlo a la nueva realidad de usos y normativa de seguridad requerida en la actualidad.

Ante ello, SCIPION Real Estate, empresa especializada en la adquisición, restauración y rehabilitación de propiedades históricas, da a conocer cinco beneficios de dicha actividad:

Seguridad. Este tipo de proyectos, ayudan a la resocialización de la ciudad, mejorando la seguridad en las zonas de impacto, esto se ve reflejado en la disminución de delitos en el área de influencia, entre el 80%-95%. Las tendencias muestran que el orden arquitectónico, la instalación de cámaras de seguridad, iluminación de la vía pública, servicio presencial de seguridad privada, junto con un nuevo usuario de la ciudad, disminuye claramente la inseguridad en el área rehabilitada. Esto también se debe a que la empresa que se ocupa de la restauración paga impuestos y tasas a la Municipalidad correspondiente. Esto, que antes no se hacía, ahora permite que el municipio lo destine en mayor personal de Serenazgo y renovación del mobiliario urbano.

Turismo. La restauración de los edificios históricos está directamente ligada a la atracción turística. Las naciones más desarrolladas del mundo son las que más dinero invierten en cultura. Recuperar las características originales de un conjunto de edificios históricos, donde algunos son monumentos en sí mismos, atrae a masas de turistas que buscan visitar y conocer entornos urbanos de tiempos pasados. La consecuencia, es la generación de nuevos negocios como restaurantes, hoteles y tiendas de productos típicos en el entorno urbano intervenido.

Formalización de negocios. El negocio informal se instala donde nadie lo fiscaliza, en edificios que no están administrados de forma activa y donde menos seguridad presenta alrededor de sus instalaciones. Cuando se recupera un edificio histórico, la propiedad se ocupa que los arrendatarios cumplan con las normas en materia de INDECI, que el diseño y actividades que se lleven a cabo sean sostenibles con el entorno monumental, y, que haya un trabajo activo de búsqueda de nuevos negocios vanguardistas y sostenibles.

Mayor inversión pública. La inversión privada, mediante la recuperación de inmuebles en un entorno histórico deprimido, desencadena una serie de inversiones públicas en materia de transporte, servicios de saneamiento, renovación del cableado eléctrico, mejora del alumbrado, contratación de Serenazgos, entre otros. Todo ello, para dar servicio a los nuevos negocios, trabajadores de las empresas que se instalan y acompañar la tendencia de generación de economía.

Mejora de calidad de vida para los colaboradores. El Centro Histórico de Lima, a diferencia de los centros históricos de otras ciudades del mundo, sigue siendo el centro geográfico y demográfico de Lima y del Perú. Mediante la recuperación de inmuebles históricos, implementándolos con las máximas prestaciones técnicas y de seguridad, se creará el espacio idóneo de trabajo, evitando recorrer la ciudad de punta a punta todos los días. La mayor parte de la población de Lima vive en el Norte y el Este, esto hace que el Centro de Lima sea el lugar mejor conectado y con mayores opciones de transporte público de la ciudad. Esto afecta positivamente en el clima laboral y reduce la rotación de personal, entre otros aspectos.

SCIPIÓN está enfocado en revalorizar y resocializar el Centro Histórico de Lima mediante la restauración y recuperación de inmuebles únicos. Queremos devolverle a la ciudad el esplendor y la vitalidad económica del pasado. Conocemos los puntos positivos que trae consigo este tipo de actividad por lo que queremos reafirmar nuestro compromiso de continuar buscando proyectos atractivos que brinden un beneficio social a la comunidad”.- señala Fernando Palazuelo Barroso, Gerente General de SCIPIÓN Real Estate.