Claves para desarrollar Equipos de Alto Rendimiento

712

La aceleración del cambio externo viene siendo mayor a la capacidad de cambio-aprendizaje que tienen las organizaciones. Esto demanda una gestión estratégica para lograr EAR.

Empresas e instituciones como: Google, Disney-Pixar, Amazon, IESE, etc; son EAR (equipos de alto rendimiento) que se caracterizan por contar con diversidad de talentos y una filosofía compartida en su ADN.f comun

Reflexionemos al respecto:

  1. Diversidad de talentos:

Equipos que tengan diversidad de talentos gozarán de diferentes perspectivas sobre la realidad, lo cual multiplicará las posibilidades de crear una mayor gama de alternativas para enfrentar los problemas que se les presenten.

Es fundamental tener en las organizaciones a talentos productores (que tienen como meta los resultados) y administradores (que tienen como meta la eficiencia); ambos orientados a la estructuración del trabajo, y mayormente enfocados en solucionar los problemas de corto plazo.

Así mismo, resulta vital tener a talentos emprendedores (que tienen como meta la innovación) e integradores (que tienen como meta el desarrollo de las personas); ambos orientados a la flexibilidad en el trabajo, y mayormente enfocados en solucionar los desafíos del largo plazo. Aprovechamos esta ventana para hacer recordar que los productores y emprendedores van a una mayor velocidad que los administradores e integradores.

Definitivamente, en función a las características de la empresa, del ciclo de vida, del área y funciones en particular; deberán discernir si incorporar en el ADN organizacional a unos talentos más que otros.

Sin embargo: asegúrense de tener siempre aquellas 4 diferentes perspectivas representadas en su organización que esta mezcla permitirá la aparición de insights y la disrupción necesaria para el desarrollo de innovaciones en el modelo del negocio; incrementándose la capacidad de cambio aprendizaje de las empresas e instituciones para hacer frente a la aceleración de las necesidades de los usuarios y mercados (producto de la aparición exponencial de las tecnologías de la información).

Para que la identidad de la organización permanezca y las discrepancias se resuelvan de una manera funcional es fundamental que los equipos gocen de una filosofía compartida.

  1. Filosofía común:

La filosofía compartida es el pegamento antropológico que cohesiona las voluntades de los diferentes talentos de una organización.

Esta permite que las personas se sumen en torno a un proyecto que persigue un propósito elevado, en torno a una serie de ideales y valores.

“Apple quería cambiar el mundo. No se fundó como un modo de hacer dinero, buscaba significar algo. Asegúrate de tener un sentido y el dinero vendrá…”(Guy Kawasaki) como contraprestación justa a un servicio de calidad. La gente pone sus manos si le pagas, pero pone su inteligencia y corazón si el trabajo tiene un sentido, si persigue una causa. Entonces la motivación no solo es extrínseca (dinero), sino intrínseca (ser mejor profesional) y trascedente (ser mejor persona).

Entonces, cuando los líderes y colaboradores persiguen algo superior a sus individualidades, las discrepancias se solucionan en torno a la idea que soluciona mejor los problemas y desafíos de la organización y que contribuye más efectiva y consistentemente al propósito que se persigue. De esta manera las diferencias terminan sumando, generándose las complementariedades y complicidades en un equipo.

Tips para desarrollar EAR:

  1. Tenga un propósito vivificante para su organización.
  2. Contrate personas maduras y con talentos diversos.
  3. Demórese en contratar.
  4. Saque a las manzanas podridas: apúrese en despedir (esto es fácil si el presupuesto para despidos, moralmente justificados, lo permitiera).
  5. Genere mecanismos de comunicación y colaboración formales e informales.
  6. Fomente la confianza a través del conocimiento interpersonal.
  7. Una vez construida la confianza: atrévase a discrepar.
  8. Adopte las mejores ideas que contribuyan con el propósito y los resultados (¡ambos!).
  9. Definan las responsabilidades y autoridades competentes. Una indefinición, sobretodo en organizaciones más grandes, generan disfunciones en el equipo.
  10. Desarrollen un sistema de incentivos que promueva la unidad en lugar del individualismo.
  11. Midan el desempeño en función a la contribución con el propósito organizacional.
  12. Trabaje el ego de sus líderes a través del coaching y busque que sus colaboradores tengan una vida equilibrada, porque si para el trabajo termina siéndolo todo, harán cualquier cosa por mantener el mismo.