Colombia: Estos fueron los 8 argumentos para que triunfe el «No»

878

No cabe la menor duda de que quienes han resultado mas beneficiados con el «No» en el plebiscito sobre el acuerdo de paz, han sido sus promotores, entre ellos, Álvaro Uribe, expresidente de Colombia.

Con sus argumentos Uribe ha logrado imponerse contra el actual mandatario, Juan Manuel Santos, y contra la comunidad internacional que había expresado su respaldo al «Sí». Algunos connotados personajes que sentaron posición a favor del «sí», fueron Raúl Castro, Barack Obama, Ban Ki-Moon y el nobel de literatura peruano, Mario Vargas Llosa.

¿Cuáles fueron los argumentos del «No» que finalmente llegaron a ganar frente al «Sí»? Veamos algunos:

Con el «sí» triunfaría el castrismo-chavismo

“Nuestro presidente, después de ser la voz latinoamericana más crítica del chavismo, permitió que la tiranía de Venezuela trasladara al terrorismo, del escondite donde lo protegía, al camino de tomarse a Colombia. Bien ha dicho Maduro que aquí se le debe una estatua a Hugo Chávez, porque se ha logrado lo que él quería para Colombia, y lo entendemos bien; la agenda de la FARC está triunfante”.

Hay otras formas de renegociación

“El presidente engaña al mundo con la afirmación de que no hay alternativa para conseguir la paz, él como ministro y candidato nuestro en el 2010 supo que la había, sabe que la hay, para ocultarlo niega el debate (…) Comprensible que las FARC digan que nada se puede renegociar, tontos que fueran si consiguieron todo. Votar No es lo único que por ahora abre el camino de los correctivos».

Una victoria del «sí» no considera implementar la lucha contra el narcotráfico

“Habíamos bajado de 170000 hectáreas de cultivos ilícitos a 47.000, por la indulgencia con el terrorismo se ha llegado nuevamente a 200.000 (…) El narcotráfico ha sido promotor del terrorismo y en este acuerdo con las FARC, el cartel de cocaína más grande del mundo, se ha aceptado que este delito es conexo con el político. Los mayores delincuentes de esta organización no tendrán sanción doméstica, tampoco extradición y se les concede el beneficio de elegibilidad política”.

Ataque permanente a los promotores del «No»

“Se prohibió la publicidad oficial para silenciar a los votantes del No, mientras que el Sí goza de desafiante ostentación propagandística. El acto costoso de hoy, al mejor estilo de derroche de esta administración, para fortalecer al Sí a pocos días del plebiscito, contrasta con la decisión del Gobierno que negó recursos oficiales para promover el No y desafió al país con la ostentación del Sí, sin argumentos.

El presidente negó el debate, nos invitó a adherir después de tratarnos como nunca se atrevió a hacerlo con el terrorismo. El jefe negociador, con quien nos reunimos varias veces, habla de diálogo civilizado cuando no prestó atención a uno solo de los argumentos de los defensores del No”.

Las FARC obtendrían victoria

“El terrorismo feliz ha logrado que le aprueben toda su agenda, negociadores del Gobierno, con arquitectura jurídica para destruir la democracia, todo lo ocultan con el abuso de la palabra paz (…)El presidente negoció con el terrorismo la agenda nacional, la suplantación de la Constitución, que no es la paz sino todo lo contrario. Con razón voceros de FARC expresaron a medios mexicanos que Santos les concedió la victoria”.

Aumentarán los impuestos

“Nuestra economía queda capturada por las FARC. Más impuestos generales, más impuesto predial, aumento excesivo del gasto público, que será inflexible (…) surgen una nueva motivación constitucional para expropiar propiedad privada de personas honestas. terrorismo está a la expectativa que con este Acuerdo que trae más impuestos, amenazas de expropiación, gasto público ineficiente, policía política al estilo castrista, se deteriore la economía y se agrave la crisis social, lo cual le permitiría la toma del poder para implantar definitivamente el fracasado Socialismo Siglo XXI, al estilo de la hermana Venezuela. Las FARC lo confiesan sin reservas”.

Alianza del gobierno con criminales

“Se repite el grave error de asociar al Estado con criminales, en esta ocasión con las FARC, para combatir a otros criminales como los sucesores del paramilitarismo. Esa amarga experiencia se vivió en el pasado y graduó más criminales. Las FARC se habría acabado si mi gobierno hubiera permitido que los paramilitares avanzaran en su propósito, pero el camino institucional de combatirlos a todos fue nuestro camino”.

Se mantiene la impunidad

“Queda en impunidad el asesinato y secuestro de policías y soldados en muchas ocasiones indefensos (…) Quedan en la impunidad todos los delitos de lesa humanidad como el secuestro (17.974 casos entre 1998 y 2003), el reclutamiento y violación de niñas (11.700 niños reclutados, 6.800 mujeres violadas), los carros bomba, la destrucción de 200 municipios. Los mayores responsables de estas atrocidades no van a la cárcel ni a lugares alternativos.