Colombia y España empatan en partidazo disputado en Murcia, por Juan Manuel Saldaña

223

A pesar de ser enfrentarse en un cotejo amistoso, España y Colombia nos regalaron un lindo espectáculo en Murcia. Los “cafeteros” se imponían por dos tantos a uno sobre los “ibéricos”, pero Álvaro Morata salvó el orgullo de su país y empató cuando el partido agonizaba. Fue un 2 a 2 que sin dudas deja con un sabor amargo al estratega de Colombia, José Néstor Pékerman.

España empezó el partido imponiendo su juego de toque corto y pausado, mientras que Colombia esperaba atento y concentrado en su campo, a la espera de algún contragolpe. Durante la mitad del primer tiempo, los “cafeteros” perdían muy rápido la pelota y James Rodríguez casi no participaba del juego. España tenía la pelota pero le costaba ser profundo para generar ocasiones claras de gol. El “chino” Silva tendría un mano a mano que sería contenido por el arquero Ospina. Este sería el primer aviso del volante del Manchester City, porque a los 22 minutos, luego de un desborde y centro perfecto de Azpilicueta, David Silva anticiparía a su marcador y pondría el primero para la “madre patria”.

Pero Colombia es un equipo que ha ido adquiriendo madurez y personalidad en los últimos años, y cualquier potencia futbolística no lo va superar tan fácilmente. Por ello, reaccionó rápido y empezó a asfixiar a España en su propio campo, ejerciendo una presión alta y generando situaciones claras que ya presagiaban el empate. Casi terminando el primer tiempo, a los ’40, Cardona robó un balón en área rival y convirtió un lindo gol al colgar a Pepe Reina.

En el segundo tiempo, las cosas siguieron igual, con una Colombia predominando en el terreno de juego. A los ’55, después de un gran centro de James Rodríguez, Radamel Falcao García batió a Pepe Reina con un certero cabezazo. A partir de allí, Colombia cometió el error de aguantar el resultado. El entrenador de España, Julen Lopetegui, realizó cambios para cambiarle la cara a su apático equipo. Los ingresos del joven Marcos Asencio y el delantero Álvaro Morata sin dudas fueron influyentes para el agónico empate de la “furia roja”. Los ingresantes pusieron garra y voluntad que no se veía en su equipo. Prácticamente se pusieron el equipo al hombro, y sobre los ’88 minutos, Morata conectó un cabezazo excelente que dejó sin opciones a Ospina.

Un partido digno de apreciar nos ofrecieron hoy dos selecciones consolidadas y competitivas del fútbol mundial. Indudablemente, todo aficionado al buen fútbol desearía disfrutar de ambas selecciones en Rusia 2018.