Con estas palabras el Papa Francisco condenó enérgicamente la pedofilia

913

El Papa Francisco dio históricas, aunque esclarecedoras palabras, hacia el final de su visita a los Estados Unidos, en el marco de un encuentro con obispos del país. El pontífice rechazó tajantemente el silencio que muchas veces se ha sentido al interior de la jerarquía eclesiástica cuando se presenta una denuncia por pedofilia. Al respecto, lamentó los casos de violaciones sexuales cometidos por religiosos.

«Continúa abrumándome en la vergüenza de que personas que tenían a su cargo el tierno cuidado de esos pequeños les violaran y les causaran graves daños. Lo lamento profundamente. Dios llora», dijo, emocionado, el pontífice.

Después agregó: «Los supervivientes de abusos se han convertido en verdaderos heraldos de esperanza y misericordia. Humildemente les debemos a cada uno de ellos y a sus familias nuestra gratitud porque su inmenso valor».

El argentino advirtió que será un «celoso vigilante» de su iglesia, en protección de los menores de edad. Los responsables de estos delitos «rendirán cuenta».

Finalmente agregó: «Para aquellos que fueron abusados por un miembro del clero, lamento profundamente las veces en que ustedes o sus familias denunciaron abusos pero no fueron escuchados o creídos. Sepan que el Santo Padre les escucha y les cree. Lamento profundamente que algunos obispos no cumplieran con su responsabilidad de proteger a los menores. Es muy inquietante saber que en algunos casos incluso los obispos eran ellos mismos los abusadores. Me comprometo a seguir el camino de la verdad, dondequiera que nos pueda llevar. El clero y los obispos tendrán que rendir cuentas de sus acciones cuando abusen o no protejan a los menores«.