Crisis en Latinoamérica II: el combustible en Ecuador, por Daniel Ku Hop

933

Octubre del presente año, ha sido un mes con muchas complicaciones para Latinoamérica. Lleno de movilizaciones, revueltas y protestas nuestra región se ha visto afectada, nuevamente, por fenómenos políticos y económicos que cambiarán el rumbo de algunos de nuestros países vecinos. Para poder informar de la manera más concisa posible, me he propuesto escribir 3 artículos en los que buscaré consolidar la información que se requiere para entender los acontecimientos suscitados en 3 de nuestros países vecinos: Chile, Ecuador y Bolivia.

Crisis en Latinoamérica I: el Metro de Chile, por Daniel Ku Hop

Crisis en Latinoamérica III: Elecciones de Bolivia, por Daniel Ku Hop

El día Jueves 3 de Octubre del presente año, el gobierno de Ecuador decidió aplicar un grupo de reformas económicas y fiscales con el objetivo de obtener un préstamo de diversas entidades financieras encabezadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y reducir la gran Deuda que aqueja al país. Como era de esperarse, estas nuevas medidas tuvieron una respuesta negativa por parte de diversas facciones de la sociedad civil que tras doce días de protestas han traído como resultados siete muertos y más de 1.340 heridos y 1512 detenidos, y forzado al gobierno central a trasladarse de Quito a Guayaquil pues la capital fue prácticamente tomada por los manifestantes.

Para conseguir entender, como es que Ecuador llegó a este punto crítico, es necesario hacer un breve repaso de la historia económica del país del norte de Sudamérica. En el año 2000, la Deuda Total de Ecuador ascendía a 80 000 millones de dólares (representando un 85% del PBI de ese año). Tras la caída del presidente del momento, Jamil Mahuad, se aplicaron una serie de medidas de austeridad incluso más radicales que las impuestas por el gobierno de Moreno y que incluyeron la dolarización de la economía. Estas medidas consiguieron que para el 2009, Ecuador lograra reducir su deuda a poco más de 10 000 millones de dólares (un 16% del PBI de ese año). Sin embargo, durante el gobierno del ex presidente Rafael Correa (que empezó en 2007), la Deuda Total comenzó a aumentar hasta el día de hoy que, acorde con América Economía, a Noviembre del 2018 ascendía a 48 700 millones de dólares. Es en ese contexto es que el presidente actual, Lenin Moreno, ex vicepresidente de Correa (y ahora crítico de sus medidas populistas que aumentaron la Deuda Externa) llegó a un acuerdo con 6 instituciones financieras lideradas por el FMI para el préstamo de aproximadamente 4 200 millones de dólares para invertir en métodos y proyectos que ayudaran a disminuir la deuda. Como parte del trato, y siendo una de las principales políticas del FMI para asegurarse que el dinero prestado será pagado, el gobierno central se vio obligado a realizar algunas modificaciones a la política económica y fiscal del país. Estas modificaciones, llamadas popularmente como «Paquetazo» incluyeron importantes medidas entre las que destacan:

  1. La instauración de una contribución especial a todas las empresas con ingresos mayores a 10 millones de dólares al año.
  2. La reducción de las vacaciones de 30 a 15 días.
  3. La disminución de los salarios de hasta un 20% para el Sector Público.
  4. La contribución obligatoria de 1 día del salario al mes por parte de los trabajadores del Sector Público.
  5. La eliminación de los subsidios al combustible (causando un alza de hasta 123% en cuestión de días) vigentes en Ecuador desde hace 40 años.

El principal “causante” de las movilizaciones fue, precisamente, la última de las medidas pues no solo afectaban los precios de un producto que hace décadas venía siendo subsidiado sino que además generó un efecto dominó que aumentó el precio del transporte público y el precio de muchos de los productos en los mercados debido al aumento de los costos de transporte.

Acorde con Univisión, la población indígena representa el 25% de los 17,3 millones de ecuatorianos, son el sector que más afectado se ve por estas medidas. Por ello, no sorprende que el principal grupo movilizado sea el «Movimiento Indígena», un conjunto de asociaciones conocido por haber sido fuertes opositores a las medidas de austeridad aplicadas por diversos gobiernos en la historia de Ecuador. Para intentar mitigar las movilizaciones de esta agrupación el gobierno de Lenin Moreno intentó apaciguar a las poblaciones indígenas con un conjunto de 6 propuestas que él asegura “ayudarán a retornar a Ecuador a la paz”. Estas medidas fueron:

  1. La facilitación del acceso al agua a través de un sistema de riego parcelario.
  2. La instauración de un paquete de apoyo al campo y la producción (que incluye financiamientos, seguros, condonaciones de multas y desarrollo tecnológico).
  3. La reapertura de algunas escuelas y el incremento de los docentes bilingües.
  4. La mejora de 500 agrovías rurales.
  5. La reestructuración de las deudas de las organizaciones que no están al día con el pago del financiamiento de sus terrenos.
  6. El desarrollo de 2mil hectáreas de pasturas mejoradas.

Sin embargo, muy al pesar del presidente de Ecuador, estas medidas no fueron suficientes para calmar las movilizaciones por lo que tuvo que tan solo 2 días después del anuncio de estas medidas tuvo que añadir una más: la derogación de todas las reformas económicas que habían sido impuestas. Con ello, los líderes indígenas llamaron a la suspensión de las protestas el día 12 de Octubre y el gobierno central pudo retornar de Guayaquil a Quito.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional se ha pronunciado al respecto indicando que, ahora que Moreno ha decidido suspender las medidas instauradas inicialmente, están a la espera de un nuevo Decreto que ayude a cumplir los objetivos que el FMI espera de la economía Ecuatoriana para continuar con el préstamo. Este nuevo Decreto está actualmente siendo negociado entre el Ejecutivo y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) principal grupo del Movimiento Indígena.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.