¿Cuándo dejaremos de ser pobres en un país rico?, por Jonathan Sepúlveda

«El momento en que dejaremos de ser un país con 23.9% de pobreza y 2.4% de pobreza extrema, será cuando nosotros asumamos nuestro papel en la sociedad como agentes de cambio: ayudando y dejándonos ayudar».

497

Cuando pensamos en el por qué de tantas personas pobres en nuestro país o en el mundo, suelen surgir diversas opiniones. Por un lado, están los que consideran que “el estado debe administrar y distribuir la riqueza entre todos”. No hay idea más errada.  Por otro lado, quienes plantean una eliminación total del papel del estado dentro de la economía. Una idea interesante conocida como anarcocapitalismo, pero sin un ejemplo de su aplicación y éxito.  Además, no falta el que piensa que “el pobre es pobre porque quiere”.

Todas estas ideas surgen desde que nos preguntamos cómo erradicar la pobreza. Una interrogante difícil de responder, ¿verdad? No obstante, no pretendo descubrir la pólvora o contarles algo nuevo. Solo diré lo que pienso.

Es maravilloso y emocionante saber de historias de éxito y superación que tuvieron lugar en nuestras tierras. El Perú cuenta con grandes empresarios que no solo salieron de la pobreza, sino que también dan puestos de trabajo a decenas, cientos o miles de compatriotas.

Se han mantenido en el negocio a partir de una sola premisa: “cambiar su futuro”. No voy a dar el nombre de ninguno de estos —ya que nadie me paga para hacerles publicidad—, sin embargo, estoy seguro de que, al leer mis líneas, ya pensaste en el nombre de alguno.

Hay algo en común en todas estas personas que “cambiaron el chip”: dejaron de ser pobres mentalmente. No obstante, no faltará el que pregunte ¿cómo puede “cambiarse el chip” de alguien con desnutrición? Es verdad, la falta de nutrientes en nuestro organismo influye a la hora de buscar superarse cada día. Por lo tanto, la intervención de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) cumple un papel muy importante al ayudar a quienes lo necesitan.

Es por eso que el día de hoy les traigo a la memoria el gran sistema de trabajo usado por el Imperio Inca: la minka. Este consistía en la cooperación, todo el que necesitaba ayuda la obtenía de la comunidad de manera “gratuita” y debía retribuirlo. Es así que el poderoso imperio, del cual nos enorgullecemos, se extendió a lo largo de América del Sur y logró constituirse como una de las civilizaciones mejor desarrolladas en todo el mundo.

Para dejar de ser pobre se debe comenzar con la mente. Si alguien necesita ayuda, se la ofreces. Si tú la necesitas, no tengas miedo de pedirla. Solo a través de la cooperación construiremos una sociedad con una mejor calidad de vida.

Finalmente, debo confesar que me causa gracia pensar en que una persona con sombrero nos va a sacar de pobres a todos los peruanos. El momento en que dejaremos de ser un país con 23.9% de pobreza y 2.4% de pobreza extrema, será cuando nosotros asumamos nuestro papel en la sociedad como agentes de cambio: ayudando y dejándonos ayudar.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.