Cumbre G7: Todo lo que necesitas saber

En la cumbre, estuvieron presentes los líderes de las grandes democracias que representan más del 50% de la economía mundial y aproximadamente 2.2 mil millones de la población.

358

El domingo 13 de junio se dio por terminada la cumbre de tres días del G7. En ella, se abordaron diversas cuestiones de gran importancia como el cambio climático, la economía, el coronavirus y la geopolítica.

El grupo de la G7, que incluye a las siete grandes potencias mundiales Inglaterra, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos, se reunieron en la pequeña ciudad inglesa de Carbis Bay y recibieron como invitados a los líderes de Australia, India y Corea del Sur, para, según el gobierno inglés, “profundizar en los conocimientos y la experiencia en torno a la mesa”.

En primer lugar, los miembros del grupo prometieron donar mil millones de vacunas contra el COVID-19 a los países más pobres mediante la organización COVAX, en el próximo año. Sin embargo, muchos se mostraron decepcionados con la donación considerando que, según diversos estudios, se estiman necesarias 11 mil millones de dosis para acabar con la pandemia.

“Todos los gobiernos tienen la responsabilidad de vacunar y cuidar de su propio pueblo”, señaló Niels Annen, ministro de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, y añadió que no sería una “contradicción” ser “un buen vecino” y ser una parte importante de la iniciativa mundial de vacunas COVAX.

En la cumbre, también se abordó el tema del cambio climático. Según Boris Johnson, Primer Ministro inglés, el grupo busca “impulsar una revolución industrial ecológica mundial para transformar nuestra forma de vida”.

Entre lo acordado, los líderes prometieron recortar al menos al 50% sus emisiones de carbono para el año 2030, al igual que ir abandonando el uso ‘carbón intacto”, un tipo de combustible que produce emisiones que no pasan por ningún tipo de filtro. Además, se comprometieron a cortar el apoyo estatal para el sector de combustibles fósiles y eliminar progresivamente los coches de gasolina y diésel, para lo que han destinado a aproximadamente dos mil millones de dólares. Del mismo modo, han planteado la idea de introducir más energía eólica y solar.

Sin embargo, no se acordó una fecha concreta para la cual dejarán de quemar carbón. Aquello decepcionó a muchos. “Este fue un momento en el que el G7 podría haber mostrado un liderazgo histórico, y en su lugar dejaron un enorme vacío” señaló Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace International.

Los líderes propusieron detener toda la financiación internacional destinada a proyectos de carbón que no utilicen tecnología que capture y almacene las emisiones de dióxido de carbono para 2022.

Un tema de gran importancia y expectativa fueron las conversaciones entorno a los planes para contrarrestar la influencia económica y de seguridad de China. La embajada china en Londres declaró días antes de la cumbre: “Los días en que las decisiones globales eran dictadas por un pequeño grupo de países han quedado atrás”.

Se debatieron planes para reducir la gran influencia y dependencia que la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Beijing tiene sobre diversas naciones. Para ello, las grandes potencias planean destinar millones de dólares.

Además, Anthony J. Blinken, secretario de estado de Estados Unidos, sostuvo que EE. UU. se opondría activamente al genocidio y la limpieza étnica que se está produciendo en Xinjiang.

Se debe tener en cuenta que para cumplir diversos de los objetivos planteados en la cumbre, hace falta la ayuda y la participación de China, sobre todo en lo que se refiere a los planes de cambio climático.

Por último y un paso importante para la UE fue el papel que ahora jugará Joe Biden como uno de los líderes de las grandes democracias. Ahora, Biden se considera como un aliado de confianza para la Unión Europea.

Radek Sikorski, jefe de la delegación del parlamento para las relaciones con EE. UU., mencionó que ahora hay un “cierto alivio” en Europa ahora que el presidente Joe Biden representa a Estados Unidos en el G7.

“Ahora tenemos un caballero honorable y un aliado fiable. No significa que vayamos a estar de acuerdo en todo, pero significa que podemos hacer cosas juntos”, señaló.

“No llama enemiga a la UE, no dice que confía más en Vladimir Putin que en el FBI, y ya no vivimos con el temor de que disuelva la OTAN con un tuit de la noche a la mañana”, añadió Sikorski.