¿De presidente a entrevistador?, por Ana Jara

511

Enorme sorpresa ha causado a la opinión pública la decisión del Presidente Pedro Pablo Kuczynski de estrenarse como Conductor de Televisión en la línea de otros Mandatarios de América Latina, caso de Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Rafael Correa, entre otros.

Inmediatamente al anuncio que el Presidente PPK tendría programa de televisión propio, ¡zas! se produjo su impensado debut en la pantalla chica, según se ha dicho con una gama de invitados mayoritariamente Ministros de Estado. Y aquí nos preguntamos, ¿qué acaso no existe IRPT que cuenta con Radio y Television de cobertura nacional, además de Internet, que puede entrevistar a los altos funcionarios de este Gobierno?

Siendo justos el formato del programa que dirige nuestro Mandatario, no es como el “Aló Presidente” del extinto Hugo Chávez, que se caracterizó por tediosas e interminables perodatas, en el que se daba el mal gusto de echarse flores asimismo y de reprender públicamente a sus funcionarios.

Desde el Ejecutivo han señalado que el programa de televisión no afectará fondos públicos, que su difusión será gratuita y se transmitirá inclusive en canales de señal abierta; sin embargo esto no es del todo exacto, ya que una producción así requiere del despliegue logístico de diseñadores audiovisuales, director de cámaras, camarógrafos, microfonistas, etc., que hay que solventarse.

A ver ¿Qué necesidad de una decisión así?, cuando el Presidente había logrado estabilizarse en su popularidad con un 43% según última encuesta de Ipsos Apoyo, reteniendo el mismo porcentaje de abril. ¿Porqué exponerse ahora a un aura de frivolidad que pudiera debilitar la majestad del cargo de Jefe de Estado? ¿Porqué invertir en un programa de televisión Ad-Hoc para resaltar no al sector, sino a la persona del ministro o alto funcionario?, o es que acaso ¿hay interés de promover a algún delfín para las Elecciones del 2021 desde el Ejecutivo?

Si bien es cierto el Gobierno la chuntó con una eficaz estrategia comunicacional sobre el “Niño Costero” que le hizo recuperar popularidad, NO HAY LONCHE GRATIS y se pagó cerca de 9 millones de soles para dichos efectos.  Sin embargo esto de tener un  programa  de televisión conducido por el Presidente que debe estar enfocado en sus labores de estado y no de entrevistador, es otro cantar; las criticas serán inevitables, se dirá que el dinero usado en la elaboración de dicho programa tendría mayor utilidad si se invirtiere en contrarrestar la epidemia del dengue por ejemplo, lo que se conoce como costo beneficio o sencillamente el sentido común.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.