Demoledora parisina, por Francesco Ambrosini

894

El último fin de semana futbolístico marcó un hito en la liga francesa, ya que el imparable PSG, comandado por Zlatan Ibrahimovic y Thiago Silva, se consagró como campeón de la Ligue 1 por sexta vez en su historia, siendo cuatro de esos seis obtenidos a partir de la inversión catarí en el club. Lo que hace diferente a este campeonato con los otros es que fue obtenido con 8 fechas aún por jugarse en el campeonato, convirtiéndose en el primer club de las Top 5 ligas del mundo en realizar esta hazaña. Realmente, un hecho que quedará grabado en la historia.

Vale recordar que previo al fuerte ‘boost’ económico por parte del jeque Nasser Al-Khelaïfi, allá por el verano europeo del 2011, el equipo representante de la capital parisina había sufrido para lograr posiciones de vanguardia en su liga, siendo ésta dominada por clubes como el Olympique de Marsella o el Olympique de Lyon. En más de una ocasión se vio más cerca de la zona de descenso que de la clasificación a torneos importantes en Europa, pero su suerte sufrió un cambio radical con el cambio de dueño, logrando el segundo puesto en la temporada 2011/12, y el campeonato el año siguiente, con la llegada de su actual goleador histórico Zlatan Ibrahimovic.

Fue particularmente el polémico delantero sueco quien sobresalió en este último campeonato, tal como lo hizo en los 3 anteriores, ya que con sus goles cierra de manera perfecta el juego que intenta plasmar sobre el gramado Laurent Blanc. El partido que lo consagró campeón esta temporada se jugó el domingo por la mañana en el Stade de l´Aube, la casa del ES Troyes, en el cual Zlatan y compañía dio un recital de lo que es el buen fútbol, sobre todo en materia ofensiva. El resultado fue abrumador 9-0, siendo de 4 goles el aporte de ‘Ibra’ en esta oportunidad, viéndose acompañado de Cavani (2), Rabiot, Pastore y un auto-gol de Mathieu. Con esta cifra, Zlatan llegó a 27 goles en lo que va de la liga, a 13 de su máximo perseguidor y con varias fechas aún por delante. Sin duda, Ibrahimovic es un jugador que ha logrado grabar su nombre en la historia del PSG, así como del deporte de la pelotita.

En mi opinión, este plantel del PSG es el mejor que ha armado, con varios jugadores con exquisitez técnica en los pies, con capacidad tanto de regate como de asistencia, y sobre todo un violento ataque que en caso de invadir el perímetro rival tiene alta probabilidad de hacer daño. Los incrédulos dudaran de la capacidad para elaborar juego que tiene el equipo arrimándose al argumento del bajo nivel competitivo que tienen la mayoría de equipos de esta liga, lo cual tendría justificación si no fuese similar el nivel que está mostrando el equipo ante rivales de un nivel muy superior en UEFA Champions League, donde dominó al Chelsea en el propio Stamford Bridge y sigue en carrera por la búsqueda de su primer título en la competencia más importante de Europa. La presión, el buen toque que le permite mantener posesiones largas y la explosividad al momento de hacer la transición ofensiva son las características de este equipo, que en poco tiempo ha logrado crecer mucho futbolísticamente.

El equipo viene bien, los jugadores están en un excelente nivel y el técnico ha logrado implantar su idea de juego en un plantel que presenta una rotación importante, pero nunca deja de jugar de la misma manera. Este equipo dará que hablar en Champions, sobre todo ahora que la liga ya no es más una preocupación.