Día mundial de los refugiados: Los más vulnerables en medio de la pandemia, por Fernando Valverde

899

Como cada año desde que la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución A/ res/55/76 de fecha 4 de diciembre del 2000, proclamó el 20 de junio como el Dia Mundial de los Refugiados, para conmemorar el valor, la fuerza y la perseverancia de quienes se vieron obligados a huir de sus hogares y refugiarse en otros países. Si bien se cuenta con instrumentos legales de protección de refugiados como la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y de su Protocolo de 1967, cada año debemos reflexionar y ser solidarios con el sufrimiento de millones de refugiados en el mundo.

Según reporte de Médicos Sin Fronteras, existen más de 80 millones de personas alrededor del mundo. En circunstancias muy difíciles, estas personas tienen que huir de sus hogares debido a los conflictos armados, a la persecución o al terror. Muchos se ven forzados a desplazarse internamente a otros lugares dentro de su territorio.

De la misma manera, se puede observar a aquellos que huyen ingresando a otros países pidiendo refugio, protección de su vida, de su integridad y de su seguridad. Igual de difícil es para aquellas personas que se encuentran en la condición de apátridas y que se ven atrapados en otros países en los cuales no han logrado obtener el reconocimiento de la nacionalidad por lo que se les impide ejercer sus derechos.

Al presente, la pandemia ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de muchos sectores de la población agravándose las desigualdades estructurales existentes dentro de las sociedades. Entre las poblaciones más vulnerables tenemos a los refugiados y desplazados, los cuales se han visto afectados en sus derechos por el COVID-19 y por las medidas de excepción decretadas de confinamiento por parte de los países.

Muchas de estas poblaciones refugiadas están asentadas en campamentos y en zonas urbanas acondicionadas especialmente para ellos. Sin embargo, estos lugares también los exponen masivamente al contagio de esta enfermedad. Ellos

se encuentran con dificultades en el acceso a los servicios sanitarios y en la limitación del idioma, lo que les impide no tener información adecuada sobre los riesgos y las medidas de prevención a adoptar.

ACNUR, la agencia de la ONU para los Refugiados, desde su existencia, hace más de 70 años, ha estado presente en innumerables emergencias para salvar vidas y proteger los derechos de los refugiados. No obstante, en estas circunstancias se han visto desbordados por la expansión de la pandemia en un escenario de conflicto totalmente nuevo con un “enemigo invisible”, el cual viene devastando vidas y demás derechos socioeconómicos de la población de refugiados asentados en diferentes países en el mundo.

Exhortamos a los Gobiernos a contribuir de mejor forma en la protección de los derechos humanos de los refugiados. No basta únicamente con un marco legal sino con el reconocimiento de estatus de refugiados y de brindarles todas las condiciones favorables para el ejercicio y disfrute de los derechos que merece todo ser humano en el mundo.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.