Diego García-Sayán: Caso Keiko no será atendido en la OEA

1.356

El expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), Diego García-Sayán, estimó que el caso de la excandidata presidencial Keiko Fujimori sería declarado inadmisible pues la Organización de Estados Americanos (OEA) no es la instancia correcta a la que debe acudir.

“Lo más probable (que sea declarado inadmisible), y además está mal presentado, porque los parlamentarios tendrían que saber que ese es un espacio político, y que las instancias donde se presentan los casos de supuesta violación de los derechos es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Pareciera que hay algunas personas que se les traba la lengua en poder mencionar a esa instancia ‘diabólica’ (para ellos), donde se ha propuesto varias veces retirar al Perú y con eso privar a la ciudadanía del derecho de poder acudir”, añadió.

Diego García-Sayán recordó que los abogados de la lideresa de Fuerza Popular deberían agotar la vía interna para poder llevar la causa a un ente internacional.

“A mí me parece bien si es que consideran que sus derechos están afectados, que puedan recurrir a estas instancias, pero que se agote la jurisdicción interna. La casación de la Corte Suprema se resolverá pronto, el hábeas corpus en el Tribunal Constitucional no se resolverá dentro de tres años, sino mucho antes”, explicó.

“De manera que si consideran que ahí su derecho ha sido indebidamente afectado que puedan recurrir, me parece correcto, pertinente y están en su derecho”, refirió.

Finalmente, calificó como “falta de coherencia” que Keiko Fujimori haya colocado en los chats de “La Botica” que era importante que el Estado peruano se retire de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Hay una falta de coherencia grande y esto que me parece que es un concepto y me temo que es así una especie de ADN autoritario, porque cuando se plantea esto, que aparece en esta comunicación del chat, no había ninguna discusión particular. Simplemente es algo que está en el ADN de hay que salir de eso”, opinó.

“Yo creo que en una lógica de conceptualización autoritaria, cualquier elemento de contrapeso es algo que tiene que ser mal visto, pero cuando lo toca los propios intereses ahí sí. Es más o menos evidente que hay una contradicción”, acotó.