Diethell Columbus: “Gobernar una ciudad no es solamente meterle concreto, sino también desarrollo humano” [ENTREVISTA]

5.161

Cuenta con un currículo excepcional que sus contrincantes políticos tranquilamente podrían estar envidiando. Es decir, es abogado, ha sido profesor universitario, columnista y hasta ejerció la función pública por más de 15 años. Sin embargo, el principal obstáculo de Diethell Columbus es -a mi parecer- la camiseta naranja con la cual postula hoy a la Alcaldía de Lima. Precisamente, sobre esto quería conversar con él en esta oportunidad y, abusando de su moderación y serenidad, me excedí con algunas preguntas incómodas que comparto a continuación para Lucidez.pe.

Se le conocía a Diethell por sus constantes apariciones en medios para analizar la coyuntura política. Hoy, muchos te describen como un “opinólogo” más.

Yo no me consideraría ni analista ni opinólogo. Creo que soy un ciudadano, un profesional con experiencia pública. Es decir, 16 años de trabajo no es poca cosa. Y la experiencia que tengo me permite tener una opinión con sustento respecto del quehacer público el cual termina siendo parte de la coyuntura política.

Quería arrancar con este tema porque hoy en día se discute mucho sobre el periodismo y, de alguna manera , te has ganado amistad con varios periodistas. En este sentido, ¿crees que existe una prensa mermelera?

No. Yo jamás generalizaría ni diría “prensa mermelera”, ¿sabes por qué? porque, además, yo he sido parte de las instituciones de la prensa peruana: he sido columnista en varios medios de comunicación escritos y digitales, he participado en paneles de diversos medios de comunicación, bajo esa visión plural que los medios comparten. Decir “prensa mermelera” es como decir que todos los políticos son corruptos. Y esto no es verdad.

Pero, ¿existe una prensa mermelera?

Yo no sé si el término es “prensa mermelera”, pero si vas a lo que dijo el presidente del congreso, Luis Galarreta, en su momento, él mismo ya dijo que es un tema personal. Yo no sería tan ligero de calificar a una persona si es que no tengo pruebas de ello. A mi no me consta, yo por lo tanto no puedo calificar de esa manera a los medios de comunicación.

Muchos se han sorprendido, no precisamente de que postules a la alcaldía de Lima, sino de que lo hagas con Fuerza Popular, una agrupación con serios cuestionamientos por corrupción.

Mira, yo soy abogado y como tal  los comentarios los tengo que sopesar con pruebas. Si hablamos de cuestionamientos al partido político, yo lo abriría a términos generales: partidos políticos. Y, pues, al día de hoy, no hay una sola prueba tangible que demuestre que los dichos que se dan en redes u otras esferas sobre Fuerza Popular, sean ciertas. Que hay procesos o investigaciones, las hay, pero si se llega a determinar responsabilidad hacia una persona, que estuvo inmiscuido con actos reñidos por lo ilegal, que se le sancione. Mientras ello no ocurra no podemos decir que son corruptos.

Varios miembros de tu partido tienen acusaciones graves. Por mencionar un ejemplo, representantes de Odebrecht ya han confesado que se entregó dinero a la campaña de Keiko Fujimori.

Que hoy sepamos que Odebrecht es una empresa inmiscuida en la corrupción no implica que el aporte de dinero a una campaña sea delito y lo que han hecho es transformar una infracción electoral en un delito que no tiene, desde mi perspectiva, sustento. Decir que Odebrecht entregó dinero al partido “A”, al partido “B” o al partido “C”, y que no se declaró, primero hay que demostrar que se entregó el dinero y si se comprueba eso, hay que iniciar un procedimiento administrativo para sancionar al partido con la multa que corresponde de acuerdo a ley. Pero, de ahí, decir que hay un tema de lavado de activos es poco serio jurídicamente hablando.

¿Cómo llegaste a Fuerza Popular?

Mi vinculación es de reciente data. En enero, recibí la invitación del partido para trabajar un tema de capacitación con las bases de Fuerza Popular y, de paso, con la ciudadanía en temas municipales. Luego, hubo una propuesta de segunda fase: trabajar el plan de gobierno para Lima. A Keiko la conocí directamente porque ella, en algún momento, me envió un mensaje y terminamos conversando.

¿De llegar al sillón edil de Lima, solucionará el problema del transporte en los cuatro años que durará el mandato?

Una de las cosas que me ha caracterizado como profesional, profesor y gestor local, es no tomarle el pelo a la gente. Son cuatro años gestión y los problemas de Lima tienen una acumulación de más de 50 años. En 4 años no se van a solucionar los problemas de Lima y el que diga eso miente porque solo quiere sacarle el voto a la ciudadanía en el hipotético de que vamos a llegar a la felicidad al final del arcoiris.

¿Qué podemos hacer, entonces?

Empezar con las cosas más inmediatas: arreglaremos el tema de semaforización, que va a ayudar muchísimo con la descongestión vehicular. Si tu vas por la Petit Thouars, te vas a dar cuenta de que los semáforos están desincronizados. Luego, tan importante como este tema es apostar por el talento peruano: No hace mucho publicaron una nota en un diario local que decía que los genios que tenemos en la UNI habían desarrollado un chip que podían transformar todos los semáforos de Lima en semáforos inteligentes. ¿Sabes cuánto cuesta cada chip? Siete dólares. Una solución buena bonita y barata.

Muchas veces asume un alcalde y repite el plato de su predecesor, así no apostamos por propuestas innovadoras.

Solucionar los problemas de Lima implica más allá de solamente sentarse y decir “soy el alcalde”. Es bien fácil salir en periodo electoral a hablar del transporte o del problema de inseguridad, pero has vivido en una burbuja en donde la inseguridad es lo que ves por las noticias. Solucionar los problemas de Lima consiste en conocer la realidad y la problemática de toda la capital y no una parte de Lima.

¿Qué más podemos hacer para solucionar el tráfico?

La brecha de infraestructura vial que tenemos: según los estudios técnicos que se han hecho, hay un déficit de infraestructura vial de 600 kilómetros. Tenemos que avanzar en el tema de infraestructura, pero eso no implica construir obras en cualquier lugar. La solución tiene que ser diseñada específicamente respecto del entorno donde se va a aplicar. La cosa no es decir que la solución es el bypass, porque si no te va a pasar lo que pasó en la 28 de julio.

¿Más obras de cemento o más obras para articular el tránsito?

Son dos los problemas del transporte: el transporte público que es caótico y la infraestructura. Sobre el transporte público hay una parte que depende del municipio de Lima y otra, del gobierno central. Tenemos que articular esfuerzos para terminar el Metropolitano: faltan 12 kilómetros desde el Naranjal hasta Carabayllo. Cuando asuma la alcaldía lo primero que voy a hacer es reestructurar los procedimientos que sean necesarios para que, por ejemplo, el contrato del Metropolitano esté vigente. ¿Sabías que después de 8 años desde que tenemos el Metropolitano el contrato no está vigente y, por eso, no podemos colocar las multas que sean necesarias al concesionario. ¿Por qué no está vigente? Por la negligencia de las autoridades que hemos tenido hasta el día de hoy.

Habla de negligencia y aquí necesito preguntar: ¿cuáles son las críticas que Diethell Columbus le tiene al saliente alcalde?

Mudo no soy y no voy a ser. Al alcalde lo han elegido para gobernar y el alcalde tiene que gobernar en el buen sentido de la palabra, que implica respetar al concejo metropolitano y participar en las sesiones. Gobernar Lima no es solamente meterle concreto, tiene que haber un punto de equilibrio entre eso y desarrollo humano. La brecha de infraestructura pública es grande, sí, pero la brecha de programas de desarrollo humano para la capital es igual o más grande que la de infraestructura pública. ¿cuál implementaría más? el desarrollo humano.

¿Y a qué se refiere con desarrollo humano?

No solo tenemos que darle infraestructura a la ciudad, sino un crecimiento armónico. Si invertimos más en educación y cultura, lograremos menos problemas en transporte porque los ciudadanos entenderán cuáles son las reglas que tienen que cumplir. Ya no vamos a ver, por ejemplo, que en la Javier Prado un chofer arroje la envoltura del keke que se comió.

Se le ha criticado a Castañeda ser un alcalde poco tolerante: legitimó algunas marchas y censuró otras. ¿La gestión fujimorista va a acoger todas las ideas?

Una de las cosas con las que jamás voy a estar a favor es a la discriminación y a la intolerancia. Cuando yo estaba un poco más joven de lo que estoy ahora llegué a pesar casi 200 kilos y cuando tienes ese problema de obesidad mórbida como el que yo tenía eres víctima de bullying, eres víctima de discriminación, te insultan en la calle, se burlan de ti. Esto es algo que durante años yo sentí y  es algo que no le deseo a nadie: yo sé lo que es ser víctima de discriminación y de la más dura.

Para ir terminando, ¿qué ventajas ponen a Columbus por encima de sus adversarios?

Experiencia de vida y experiencia pública. La primera es porque dentro de mi vida  he padecido todo los problemas del ciudadano de a pie y que hoy se quejan: caos vehicular, inseguridad, etc. Y en segundo lugar, experiencia pública porque yo no llegué al sector público como autoridad política ni en altos puestos, yo empecé en el primer peldaño que es ser practicante. Agregaría que yo sí puedo ofrecerle a Lima honestidad, experiencia y, sobre todo, decir las cosas como son, rindiendo cuentas todas las veces que sean necesarias.

¿Quién financia la campaña?

La normativa actual dice que el responsable de la campaña es el candidato y un gerente de campaña. El candidato soy yo y el gerente es el señor Nakamura. ¿Cómo se financia? Con aportes de los candidatos a regidores que buenamente pueden aportar, los candidatos a los distritos, Y también vamos a hacer actividades para recaudar fondos,las mismas que vana  ser declaradas en la ONPE. Si alguien tiene dudas sobre cómo me fue en un chifa yo no tengo problema es decir cuánto se recabó.