Doble moral, por Carlos San Román

"Pero la doble moral o, como se dice coloquialmente, el doble rasero de muchos peruanos, sobre todo en las redes sociales, es también vergonzoso. Queda claro que la violencia se justifica cuando les conviene".

624

Lo sucedido en estos días en los Estados Unidos es una verdadera vergüenza. Varios dirán: “Es que le robaron la elección”. Pues creo que eso es posible, pero mientras no haya pruebas contundentes, pero sobre todo sentencias judiciales al respecto, una reacción popular violenta como la vista, no es aceptable. Una marcha en favor de Trump hubiera sido creo normal y entendible de parte de sus seguidores. La violencia mostrada es quizás el verdadero síntoma de la decadencia de esa y muchas otras sociedades.

Pero la doble moral o como se dice coloquialmente el doble rasero de muchos peruanos, sobre todo en las redes sociales es también vergonzoso. Queda claro que la violencia se justifica cuando les conviene. En la marcha de los indignados, la marcha de la generación equivocada, la violencia fue evidente.  Los videos y fotos que muestran a manifestantes lanzando bombas caseras, piedras y probablemente municiones caseras, es un hecho real. La policía supuestamente también tuvo reacciones violentas, aunque hasta ahora esperamos las pericias y los informes que así lo demuestren.  No me extrañaría, porque finalmente estoy seguro de que no todos en la fuerza policial cumplen su juramento de defender al ciudadano, sin que esto quiera decir que la institución es violenta y menos asesina.

El doble rasero viene de aquellos que sabiendo y viendo los actos violentos de los infiltrados en esa marcha, hicieron nada para evitarlos solo porque ambos tenían el mismo objetivo. Es decir, se hicieron de la vista gorda y no fueron capaces de denunciarlos. Objetivo común, el fin justifica los medios.

Pero ahora están más indignados aún cuando ven a violentos degenerados entrando al Capitolio. Es que así es la “reserva moral”, solo cuando les conviene. Esto aplica a personas de a pie y a políticos jalando agua para su molino.

La violencia se condena venga de donde venga. Las marchas pacíficas se respetan sea cual fuere la intención de fondo. En Perú, algunos fanáticos de Trump defienden la violencia en EE.UU. y condenan la de la marcha de “los equivocados”, con el mismo doble rasero. Los progresistas e izquierdistas locales condenan la violencia de los seguidores de Trump, pero se hacen los locos con lo que sucedió en su marcha.

Doble moral por donde se vea.

 

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.