Dos alcaldes, dos culturas

984

Susana Villarán promovía las pinturas en las paredes del centro histórico limeño; Luis Castañeda pinta las paredes de un solo color, para quitar esas pinturas. Dos alcaldes, dos estilos, dos culturas.

Puede estar de moda en algunas ciudades colorear con pinturas abstractas, modernistas, clásicas, normales, las paredes de edificios en los centros de las ciudades. Como puede ser criterio municipal que las partes laterales de los edificios estén tarajeados y pintados de un solo color, como dice la ordenanza, por lo menos, en un distrito limeño.

Los dos alcaldes están en su derecho, cada uno en el periodo de su mandato. Yo comprendo el punto de vista de los pintores, que reclaman ahora; pero estéticamente me gusta más una pared bien pintada toda que los dudosos gustos de la mayor parte de los nuevos pintores callejeros.

Son expresión, como decía al principio, de dos puntos de vista culturales, más allá de la estrategia popular y electoral de uno y otro. Hoy se comunica no solamente con los libros. Por eso la caricatura del diario La República del lunes 16 de marzo tiene una doble lectura. Dice Carlín, el caricaturista, que si se borra la pintura mural también se debe cerrar la biblioteca: son dos expresiones culturales. Como expresión de caricatura, tiene una lógica. Pero no es lo mismo buscar y leer un libro, que salir a la calle y encontrarme con una pintura que no me gusta (o me gusta). En el primer caso, el libro, lo busco y leo. En el segundo caso, salgo a la calle, y me encuentro con algo que no quiero (o quiero). Esta es la segunda lectura.