El ‘Arte’ del terror.

1.321

¿Qué dirían los estadounidenses si una organización máscara de Al Qaeda levanta en Nueva York una exposición de ‘arte’ hecha por terroristas a cuadras del World Trade Centre? ¿Qué dirían los ingleses si el ERI monta una exhibición pictórica en pleno centro de Londres? Y ¿Qué diría usted si se entera que el MOVADEF, el movimiento que sirve de fachada para Sendero Luminoso, ha levantado una exposición de obras de ‘arte’ hechas por terroristas como Elena Yparraguirre y Maritza Garrido- Lecca en pleno corazón de Lima? Bueno piense su respuesta pues como usted sabe esto último acaba de pasar.

La respuesta depende mucho de quién sea usted. Si usted es uno de esos muchachos social confusos saldrá a vociferar que esto es libertad de expresión y quizá dirá lo que dijo el abogado del asesino, terrorista y genocida Abimael Guzmán, Manuel Fajardo: esto ‘expresa la lucha por una solución política’. Pero si usted es una persona que se preocupa por la historia reciente de su país y si se ha molestado en escuchar los testimonios de quienes en carne propia vivieron el calvario terrorista en el Perú sabrá notar que esto es una grandísima falta de respeto, sabrá que esta exposición no es nada más que una burla cruel hacia todos aquellos que vieron el horror que se esconde detrás de esa pantalla rotulada como ‘solución política’, de aquellos que conocieron que esta no era más que una excusa para los más espantosos ultrajes y las más horrendas masacres.

¿Qué solución ‘política’ pueden estar tratando de promover obras creadas por el grupo de asesinos más grande que este país ha conocido? ¿Qué ideas no apológicas pueden estar tratando de transmitir personas que aún vociferan desde prisión el odio y la violencia? Querido lector, no subestime el valor ideológico que puede tener una obra de arte, una exhibición de la obra de esta gente tiene el mismo significado comunicativo que una conferencia de prensa o un pasquín y el efecto es aún peor cuando el mensaje cae en los oídos de muchachos confundidos, de muchachos con las mentes blanqueadas por organizaciones cómplices del terrorismo como el MOVADEF ¿Podemos darnos el lujo de que estas ideas corrosivas que pretenden perpetuar el yugo Senderista estén expuestas en el corazón de nuestra ciudad para que todo el mundo las vea? El veneno esparcido por las lenguas de esta gentuza y la muerte esparcida por la punta de sus rifles y sus ondas expansivas hace que no merezcan la libertad de exponer sus ideas, pero hace que merezcan estar privados de ver el mundo en libertad por el resto de sus vidas.

Llénese de patriotismo querido lector e indígnese conmigo. Asquéese y repudie este tipo de situaciones. Soy de la opinión de que todos aquellos que pretenden eclipsar con eufemismos los horrores del terrorismo son culpables de sus reapariciones y las organizaciones como el MOVADEF son cómplices directos de los crímenes cometidos por Sendero Luminoso a lo largo de su historia. Y esta insistencia recalcitrante se puede ver claramente en las declaraciones dadas por Manuel Fajardo el día de ayer, el dirigente del MOVADEF que se empeñaba oración tras oración en repetir el vernáculo de aquellas personas que hoy sale a defender.

Señor Fajardo ¿Quiere usted ‘unir al pueblo contra la derecha’? Sepa que el pueblo se unirá más bien para arrancar de raíz los rezagos de sus ideas podridas y violentas, sepa que el pueblo no se unirá para combatir contra el pueblo, sino que se unirá por sacar adelante al país que la gente que usted defiende trató de traer abajo y lo sacaremos adelante a punta de democracia y paz, como se debe.

 

Gonzalo Ramírez de la Torre.

Lima, 2014.