El camino de bursatilización del fútbol

1.454

En los últimos anos, el fútbol se ha convertido en un negocio altamente rentable, y como tal no se ha quedado al margen de la tendencia global de las grandes empresas por comenzar a cotizar en bolsa y ser partícipes del mercado público de valores. Si bien el número de equipos que cotizan en las principales bolsas a nivel mundial aún es reducido, podemos observar cómo en el día a día, muchos términos financieros y bursátiles son utilizados cada vez con mayor frecuencia en el ámbito futbolístico: compra o venta futura (forward), préstamos, opciones, o futuros son palabras que son cada vez más utilizadas cuando se habla del mercado de pases en el fútbol; sin embargo, ¿qué significan realmente estos términos?

El principal método para realizar traspasos de jugadores de un club a otro es a través de la compra o venta instantánea (momento «t»). En dicho método, como cualquier otra acción que cotiza en alguna bolsa del mundo, un comprador y un vendedor se ponen de acuerdo en un precio de mercado (transferencia) de alguna acción (jugador) en específico. Se realiza un acuerdo por el cual la acción (jugador) pasa a ser parte del portafolio (plantilla) del comprador.

Sin embargo, son cada vez más los casos en el fútbol en donde dicho acuerdo se da semanas o  meses antes de que el jugador termine la temporada o incluso el contrato con su antiguo club (club vendedor). Este acuerdo permite al comprador asegurarse el derecho de contar con el jugador en el futuro a un precio determinado («x») por más que la cotización del jugador en el mercado cambie en el periodo de tiempo entre la fecha de acuerdo y la fecha de la transacción. Por ejemplo, cuando para la temporada 2014/15 el FC Barcelona decidió sumar al defensa Thomas Vermaelen a su plantilla, el cuadro culé se había comprometido antes del final de la temporada anterior pagarle al Arsenal un total de £13.3MM por el pase del defensa. Sin embargo, para el final de su última temporada con los gunners, el belga, quien ya tenía una larga lista de lesiones en su haber, sufrió una lesión en los aductores que lo alejaría de las canchas por largos meses. El Barza cumplió su compromiso y sumó al defensa belga a su plantilla el 9 de agosto del 2014; sin embargo, no fue sino hasta el 23 de mayo del 2015 (casi 10 meses después) que el central pudo debutar formalmente con la camiseta azulgrana, momento en que su valor de mercado ya rondaba los £4.2 millones.

Otro mecanismo que está siendo utilizado en los movimientos de jugadores en Europa es la cesión o préstamo de jugadores. Cuando un jugador es cedido a un segundo equipo por un tiempo determinado (normalmente una temporada), el nuevo equipo asume el salario del jugador durante el periodo del contrato de cesión; sin embargo, el jugador nunca deja de pertenecer a su club original. Dependiendo de las diferentes situaciones, este préstamo puede tener un costo inicial que es pagado por el nuevo club de destino al club dueño del pase; sin embargo, también existen contratos de cesiones o préstamos que no asumen un pago al inicio del acuerdo. Cuando un jugador es cedido, normalmente es para tener cierta regularidad en su nuevo club, por lo que comúnmente se vuelve parte importante del funcionamiento del equipo a pesar que al final de la temporada tendrá que regresar a su club original sin dejarle ningún rédito económico al club de préstamo. Por dicha razón las opciones han calado con bastante fuerza para intentar cerrar esta brecha.

En una opción, el club comprador de la misma paga un monto »c» al club vendedor por tener el derecho de decidir en un momento determinado »’t» la compra de un jugador con un valor actual de »S» a un precio acordado »X». Con esta opción, si luego de la temporada que estuvo a préstamo en el nuevo club, dicho club decide ejercer su derecho de compra en el momento »t», este deberá pagarle el monto »X» al club vendedor. De esta manera, si se ejerce dicha opción el club vendedor recibe el monto »X» por la venta del jugador, sumado al monto »c» que recibió al inicio del acuerdo por darle el derecho de compra sobre el jugador al club de cesión. Por ejemplo, en setiembre de 2014 el delantero mexicano del Manchester United, Javier ´Chicharito´ Hernández, fue cedido al Real Madrid por una temporada con una opción de compra por un monto de £1.75 millones. Luego de haber jugado 31 partidos con los merengues y haber anotado 9 goles y 5 asistencias, el Real Madrid decidió no ejercer su derecho de compra a fines de junio del 2015. De vuelta en Manchester y tras estar entrenando dos meses nuevamente con el United, el Chicharito es finalmente traspasado al Bayer Leverkusen por un total de £8.4 millones. De esta forma, tras comprar al delantero mexicano en julio del 2010 por £5.25 millones, el United generó una utilidad de £3.15 por la transferencia, sumado a los £1.75 recibidos de manos del Real Madrid por la cesión y la emisión de la opción de compra, pese a que no fue ejercida.

Conforme el fútbol se ha ido globalizando, la rapidez e inmediatez se ha hecho parte del día a día del deporte, razón por la cual el número de traspasos al final de cada temporada han ido aumentando año a año, y seguirá dicha tendencia en el futuro. Este aumento en el número de traspasos ha conllevado a la aparición de diferentes herramientas operativas y financieras que agilizan las transferencias y optimicen  el riesgo de las partes involucradas. Las cesiones, ventas futuras u opciones son apenas las primeras en su clase, y muy seguramente veremos como el futuro nos mostrará un mercado de pases que se asemejará cada vez más a una bolsa de valores.