[OPINIÓN] El caso del Canal 11

414

En mi calidad de abogado de la familia Belmont, comparto en mi columna una noticia que hemos hecho pública esta semana y explico la importancia de la misma por tratarse de un medio de comunicación.

El Tribunal Constitucional ha emitido una sentencia que ha puesto fin a mas de 14 años de arbitrarios e injustos procedimientos que tuvieron por objeto despojar a RBC de la señal de Canal 11. El caso se remonta al año 1998, momento en el que las empresas de propiedad del ex ministro fujimorista Domingo Palermo y de la ex vicepresidenta del Perú, Lourdes Mendoza, celebraron un contrato para operar el Canal 11. Si bien las cosas fueron bien al principio, en el año 2000 Austral Televisión (el Canal A) incumplió las obligaciones que había asumido frente a RBC.

A raíz de ello RBC inició un arbitraje en la Cámara de Comercio de Lima. En diciembre de 2001 RBC ganó el arbitraje y recuperó el control de la televisora. RBC se relanzó con una nueva programación informativa y de sano entretenimiento e inició un proceso de mejora, consolidación y crecimiento. Hubo importantes contrataciones, como la de César Hildebrandt, quien volvió a la televisión a través de su pantalla. Pero mientras esto ocurría a nivel televisivo se empezaron a producir irregulares movimientos a nivel judicial e incluso en el Tribunal Constitucional.

Los que habían perdido el arbitraje y pretendían desconocer el fallo lograron obtener una sentencia de un juzgado de Arequipa que ordenaba que RBC deje de operar y que devuelva la señal del Canal 11 a la empresa que había incumplido sus obligaciones.

Incluso el Tribunal Constitucional -conformado entonces por personas muy cuestionadas- emitió una sentencia que pretendió forzar el cierre de RBC, violando los mas elementales principios del Derecho.

Frente a esa sentencia del TC la Familia Belmont interpuso todas las acciones legales para preservar la existencia de RBC.

Es importante destacar que el Diario El Comercio -sin recoger la versión de RBC sobre los hechos y tergiversando la situación de ese momento- anunció en sus titulares que RBC ya se había quedado sin el Canal 11 y que éste pasaba a manos del ex ministro fujimorista Domingo Palermo. Esta información espantó a los anunciantes del canal y generó un pánico que le causó mucho daño a la empresa.

Imaginen qué pasaría si mañana apareciese en El Comercio o en otro medio concentrado una noticia que indique que el Banco de Crédito del Perú ha dejado de operar o que le han revocado su licencia y encima no recogen la versión de los representantes del banco. ¿No se constituiría el delito de pánico financiero? Eso fue exactamente lo que hizo el Diario El Comercio en ese momento: informó que RBC se había quedado sin el Canal 11.

En su momento se denunciaron todas las irregularidades y los atropellos pero el pánico desatado ya había causado mucho daño a RBC y lo cierto es que El Comercio parecía celebrar la noticia porque no hubo ni una ocasión para exponer el caso desde el punto de vista de la familia Belmont. Todo esto dificultó el crecimiento y la consolidación del medio de comunicación.

Un hecho que es importante destacar es que CRASA, una de las empresas con las que se intentó despojar recientemente a RBC del Canal 11, fue adquirida por el Grupo ATV. Esto hace pensar que quien ha estado detrás de los intentos fallidos por sacar a RBC del mercado es el fantasma Ángel Gonzales, un mexicano nacionalizado guatemalteco que vive en Miami y que controla, a través de testaferros, varios canales en el Perú y en América Latina.

Hoy, felizmente, las cosas son distintas para RBC. El Tribunal Constitucional ha emitido una sentencia que ha resuelto en forma definitiva el caso en favor de RBC, recuperándose así la estabilidad jurídica que todo medio de comunicación necesita para poder operar con normalidad.

Un tema que ha quedado pendiente y que venimos evaluando es el de la reparación de los inmensos daños causados a nuestra casa televisora. Creemos que una vez que el canal haya recuperado la estabilidad comercial y emita su programación regular, se iniciarán las acciones legales destinadas a reparar el tremendo daño producido y a sancionar ejemplarmente a los responsables del mismo para que casos así no se repitan. Existe el precedente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de los daños causados por el Estado Peruano a Baruch Ivcher por el despojo de Frecuencia Latina. Las injusticias y atropellos cometidos contra RBC durante mas de 14 años creemos que deben ser reparados.

Un sistema judicial lento e ineficiente y autoridades corruptas intentaron acabar con RBC -y de paso con el sistema arbitral en el Perú- pero no lo lograron.

Debo mencionar que fue la perseverancia y la fe de un equipo que estaba seguro de la justicia de su causa lo que permitió resistir en los momentos mas difíciles y lograr lo que se ha logrado hoy.

Todo lo acontecido a lo largo de los últimos 14 años puso en serio riesgo las operaciones y la continuidad de este medio de comunicación pero pese a los inmensos problemas descritos RBC ha resistido y se ha mantenido plural e independiente. Hoy cuenta con todas sus licencias convalidadas y viene desarrollando televisión a través del Canal 11 y del Canal 11.1 HD y también a través del satélite, llevando una programación de calidad a toda América Latina y a los Estados Unidos.

Un asunto adicional que no puedo dejar de mencionar por mi cercanía al Canal 11 y a la Familia Belmont es que RBC es el único canal que ostenta una serie de características que lo hacen único:

  1. Ha pagado siempre todos sus impuestos (incluso ha sido catalogado como buen contribuyente) y no ha accedido nunca a ningún canje tributario, como lo hicieron otros canales de televisión.
  2. Ha mantenido la mas absoluta independencia desde su fundación. Sus propietarios y directivos nunca estuvieron en el SIN ni se sometieron a ningún gobierno.
  3. No ha cambiado de dueños ni ha quebrado. Todos los demás canales sí lo han hecho. Latina, América, Panamericana, ATV y el 13. El 11 ha sido consecuente y hoy está iniciando una nueva etapa.

RBC ahora cuenta con la estabilidad necesaria para su crecimiento. Es el momento de agradecer todas las muestras de solidaridad y apoyo recibidas a lo largo de estos años y es momento para renovar nuestro compromiso con todos los que siempre nos han acompañado.

Este es un nuevo amanecer para RBC, para su gente y para sus televidentes, a quienes se debe. Un agradecimiento a Lucidez, el primer medio de comunicación que dio a conocer esta noticia que es vital para RBC y su futuro.