“El fiscal Nisman iba a denunciar una maniobra de encubrimiento por parte de la presidente Fernández para exculpar a los iraníes de su participación en el atentado a la AMIA”

240

La madrugada del pasado lunes 19, el fiscal que investigaba el atentado a la Asociación Mutual Israelita – Argentina (AMIA) en 1994, Alberto Nisman, fue encontrado muerto en su departamento en la localidad bonaerense de Puerto Madero. En un primer momento el gobierno argentino dijo que el fiscal se suicidó, posteriormente la misma presidente Fernández de Kirchner cambió de posición.

Para conocer más en detalle sobre las implicancias en el campo político, y del proceso de investigación que venía llevando a cabo el fiscal Nisman acerca del atentado a la AMIA; Arturo Garro Miró Quesada entrevistó a la senadora federal argentina por la provincia de Tucumán perteneciente a las filas de la Unión Cívica Radical (UCR), Silvia Elías de Pérez.

AG: Arturo Garro Miró Quesada

SEP: Silvia Elías de Pérez

AG: Cuando sucedió el atentado contra la AMIA en 1994, se realizó una investigación que duró 11 años, la cual tuvo como una de sus principales conclusiones la participación del gobierno iraní en el atentado. Mi pregunta es: ¿Qué encontró de nuevo el fiscal Nisman en su investigación en comparación con la primera investigación del caso del atentado a la AMIA?

SEP: Lo que el fiscal Nisman denunció, e iba aportar pruebas en el marco de la causa judicial, es una maniobra de encubrimiento para exculpar a los iraníes de su participación en el atentado a la AMIA. Según su denuncia, la presidente decidió modificar pruebas y argumentos para beneficiar a los iraníes a cambio de mejoras en la relación comercial con ese país. La sanción apresurada e inexplicable de un Memorandum de Entendimiento con Irán habría formado parte de ese plan. Esa decisión implicaba abstraer de la justicia argentina a la causa AMIA, crear una comisión de la verdad con notables de ambos países y habilitar a que los funcionarios iraníes acusados por la investigación de casi una década puedan declarar en su país sin necesidad de presentarse ante los tribunales argentinos. El acuerdo no llegó a concretarse, entre otras cosas, porque el propio Nismam pidió que fuera declarado contrario a la Constitución Argentina. Pero la maniobra existió y abre paso a las peores sospechas.

AG: El gobierno de la presidenta Fernández en un primer momento salió a decir que el fiscal Nisman se habría suicidado, y posteriormente ha cambiado radicalmente de posición, ¿a qué cree usted que pueda deberse este giro de 180 grados en la posición inicial de la administración Fernández?

SEP: El Gobierno de Cristina Fernández ha quedado desnudo. La denuncia realizada por Nismam los puso muy nerviosos, al punto de que todos los funcionarios y medios oficialistas se dedicaron a atacar al fiscal incluso luego de que se confirmara su deceso. A la presidente se le cayó la careta y está atrapada por su propia lógica. No saben cómo salir de la situación más delicada de la historia institucional argentina desde el retorno de la democracia y buscan marcar la agenda de los medios con este tipo de declaraciones. El problema es que la realidad hoy los supera y ya no alcanza con un título rimbombante. Deben dar explicaciones.

AG: Su país este año acudirá a las urnas para elegir un nuevo o nueva jefe de estado. ¿Qué repercusiones puede tener este caso -muerte del fiscal Nisman- en el proceso electoral que estarán por vivir?

SEP: Sin dudas que este hecho marcará la agenda política. La sociedad argentina hoy está conmovida y va a exigir a los candidatos a presidente que den garantías de un cambio de rumbo para el país. A los candidatos kirchneristas les será muy difícil explicar todo lo que está sucediendo.

AG: El lunes 19, se tenía programada la presentación del fiscal Nisman ante la comisión de la Cámara de Diputados que ve el caso de la AMIA. ¿Cuál era la razón por lo que esta comisión había citado al fiscal?

SEP: El fiscal había sido citado al Congreso de la Nación con la idea de que de detalles de su denuncia. La gravedad institucional de sus dichos así lo justificaba. Acusó a la presidente y a su canciller de maniobras de encubrimiento con terroristas internacionales, era lógica una medida de ese tipo que no pudo concretarse por la muerte del fiscal.

AG: ¿Qué giro dará el caso AMIA, como la investigación que viene haciendo el parlamento argentino, con el fallecimiento del fiscal Nisman?

SEP: Todos los ojos están puestos en la Justicia. Nosotros esperamos que se llegue a la verdad, aunque eso resulta demasiado complejo cuando aparece como evidente que durante dos décadas se hizo todo lo posible para cubrir a los asesinos. Nisman dijo, antes de morir, que en las escuchas tomadas por su investigación los iraníes admitían haber cometido el atentado que le costó la vida a 85 argentinos. Ojalá eso sirva para encontrar a los culpables.

AG: El último lunes en varias ciudades de Argentina se convocaron a una serie de marchas y cacerolazos por la muerte del fiscal Nisman. ¿Cuáles son o serán las repercusiones políticas, jurídicas y sociales para su país con relación al caso AMIA y la relación del gobierno con la población y la clase política?

SEP: La sociedad argentina está conmovida. Yo creo que para nuestra vida institucional habrá un antes y un después de esta muerte. La clase política tiene la responsabilidad  de actuar con madurez y prudencia, aunque con firmeza para exigir que se sepa la verdad. Lamentablemente la presidente actúa como una adolescente que cometa notas por las redes sociales, pero creo que habrá madurez en el país para que esto implique un cambio de fondo en nuestro sistema político y judicial.

AG: ¿Cuál es la posición de su partido (Unión Cívica Radical) respecto a la investigación que venía desarrollando el fiscal Nisman?

SEP: Nosotros defendemos la independencia de los poderes. Creemos en la libertad de los fiscales para investigar y queremos que sean los jueces los que digan si lo que Nisman afirmó es cierto. Hay que recordar que fue el ex presidente Néstor Kirchner quien lo designó al frente de la investigación de la causa AMIA. Lo que el funcionario dijo es verosímil y eso es lo más preocupante. Por eso tenemos que exigir que la investigación no muera con él. El Gobierno quiere desviar el foco de la atención, pero tienen mucho que responder ante los tribunales.

AG: ¿Su partido solicitará -o ya ha solicitado- la conformación de una comisión investigadora por la muerte del fiscal Nisman o esperarán el informe que presenten las autoridades judiciales?

SEP: Hemos pedido la creación de una comisión Bicameral para que estudie la denuncia de Nisman, para que analice el Acuerdo con Irán a partir de lo dicho por el fiscal y para que siga de cerca la investigación sobre la muerte del funcionario. No hay que perder tiempo, está en juego la confianza institucional de nuestro país.

A tener en cuenta:

  • El 18 de julio de 1994, es perpetrado un atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita – Argentina (AMIA)
  • Fallecen 85 personas como consecuencia del atentado.
  • Hay un centenar de heridos a consecuencia de la explosión.
  • El atentado ocurrió en el marco de las celebraciones por el centenario de creación de la AMIA.

Fuente: www.amia.org.ar