El juego: bienestar para crecer post pandemia, por Verushka Villavicencio

"¿Cómo combatir la depresión y el estrés en las niñas y niños pobres? La respuesta la trabaja Juega Perú, un emprendimiento que agrupa a profesionales que durante años usan 'el juego' como herramienta de cambio social y promueven la agenda del derecho al juego".

566

Un gran esfuerzo desplegado por el Instituto de Estadística e Informática (INEI) concluyó en la presentación del “Informe sobre la pobreza monetaria en el Perú durante el 2020” que indica su incremento en 9,9 puntos porcentuales en comparación con el año 2019, siendo afectados el 30,1% de los peruanos de todo el país. Lo más grave, es que existen 3 millones de peruanos pobres y más del 90% son urbanos.

Según las cifras del INEI, sólo el 18,0% de hogares en situación de pobreza tienen conexión a internet y el 7,4% de hogares en extrema pobreza acceden a este servicio. Significa que las niñas y niños de hogares pobres y pobres extremos no acceden a sus clases virtuales ni al entretenimiento. Confinados en sus hogares, con padres y madres ausentes o presentes detrás de un ordenador, las niñas y niños se desvinculan de sí mismos y de los otros.

Entonces, ¿cómo combatir la depresión y el estrés en las niñas y niños pobres? La respuesta la trabaja Juega Perú, un emprendimiento que agrupa a profesionales que durante años usan “el juego” como herramienta de cambio social y promueven la agenda del derecho al juego, reconocido en la Convención de los Derechos de los Niños junto a voluntarios y aliados.

“Una niña en su casa estaba sola y no tenía a nadie que le inflara el globo que estábamos usando en la dinámica virtual. Comencé a acompañarla en el chat, animándola a seguirnos y de pronto, se puso de pie y comenzó a agitar al aire su globo desinflado. Se quedó hasta el final, saltando y riendo. Aprendí con ella que el vínculo que se genera en el juego une y sana la soledad”, cuenta conmovida Rosa Piscoya, coordinadora de la unidad de gestión educativa de Juega Perú.

El juego combate la depresión y el estrés porque se segrega dopamina, adrenalina, oxitocina, serotonina que reducen los niveles de cortisol. Así, en el cerebro se produce bienestar mejorando las respuestas que las niñas y niños elaboran en sus vidas diarias frente a la pandemia. Entonces, es necesario jugar para proteger la salud mental de las niñas y niños en todo el país.

Para el Dr. Carlos Contreras Ríos, promotor del derecho al juego y médico especialista en Ciudades Saludables, una agenda pendiente es el trabajo con los gobiernos regionales y locales para crear espacios públicos seguros que permitan a las niñas y niños desarrollarse lúdicamente. “Los espacios públicos y los servicios del Estado son oportunidades que tenemos para lograr que las niñas y niños jueguen seguros. Pero también, las familias pueden hacer un ejercicio e identificar los rincones de la casa, de las quintas y recuperarlos para el juego. A su vez, las comunidades pueden reconocer espacios públicos para jugar y acondicionarlos con creatividad”, afirma Contreras.

En ese sentido, para dar respuesta al derecho al juego como medio que contribuya a la resiliencia para las niñas y niños, Juega Perú lanza su feria virtual “Laran la lero” con 24 talleres para niñas y niños junto con talleres para sus padres y cuidadores durante los días 28, 29 y 30 de mayo como celebración por el Día Internacional del Juego.  A la fecha, la Municipalidad Metropolitana de Lima es el único gobierno regional que mediante una ordenanza municipal reconoce el Día del Juego y la Recreación.

La construcción de Ciudades Saludables post pandemia implica pensar en Ciudades Inclusivas donde todos los ciudadanos puedan usarlas y disfrutarlas de forma segura. Todos hemos aprendido que los recuerdos que hemos creado sostienen nuestra voluntad en la adversidad. Es hora que los presupuestos del gobierno central regional y local respondan a una política nacional que articule transversalmente a los sectores y cree soluciones para los ciudadanos que protejan su bienestar. Jugar en espacios públicos protege la salud mental, ¿vamos a esperar que el impacto de la pandemia nos revele en adelante cifras de niñas y niños con trastornos irreversibles? Esta es la hora para que los gestores públicos gerencien con capacidades técnicas, equipos multidisciplinarios y actores locales.

Si aprendemos todos a jugar es muy probable que se reduzca también la corrupción pues habremos aprendido a crear lazos de solidaridad, confianza y tolerancia que potencien el bien común en desmedro del bien individual que generalmente obstaculiza el bien del otro.

El juego nos enseña a mirarnos y mirar al otro como verdaderos seres humanos. A jugar… ¡en sus marcas, listos, ya!

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.