El ministro necrófilo

1.218

Soy de derechas, quienes me conocen lo saben. No voté por Susana Villarán, pero decir que no lo hice por apología al terrorismo en aquel saludo con el puño en alto tras el debate, es parte de un pensamiento tan obtuso como decir que voté por Enrique Cornejo en apología a las épocas en las que el APRA andaba por las calles revolver y fúsil en mano deshaciéndose de directores de periódicos.

Nuestra Guaripolera Favorita del gabinete Jara se hizo otra. Ahora en vez de invertir recursos en capturar a Belaunde Lossio y coordinar con el gobierno Boliviano su inmediata extradición, buscar una solución inmediata al problema que aqueja el VRAEM hace tanto tiempo, acabar con la inseguridad en las calles y demás funciones que tendría el ministro del interior no tuvo mejor idea para hacer con nuestra plata que abrir un file en la DIRCOTE investigando a la magnífica obra “La Cautiva”, por apología al terrorismo. Esto nos genera muchas preguntas.

¿Señor Urresti, Cree usted que una organización como La Plaza Isil va arriesgarse poniendo en escena una obra apologética al Terrorismo? ¿Cree usted que dramaturgos con la trayectoria de Luis Alberto León y Chela De Ferrari van a mandarse con un folletín senderista en las tablas? ¿Señor Urresti sabía usted que hay algo que se llama concordancia histórica en la dramaturgia? O digamos si ve usted una película de la segunda guerra y los Nazis hacen el saludo Romano lo consideraría apología al nazismo y de lo contrario para no caer en esto, mejor que se saluden con unos cinco o dándose un buen apretón con el Fhürer.

Para contextualizar, la obra escrita por León y dirigida por De Ferrari está ambientada en plena guerra interna, si esa época en donde se dice que nuestra guaripolera favorita hacía fuegos artificiales con periodistas inocentes. Quizás por eso tanta animadversión, digamos que tocaron carnecita. La Obra toma lugar en una morgue ayacuchana en 1984 y es protagonizada por María Josefa, una menor de 14 años hija de terroristas asesinada por las fuerzas del orden, y un joven auxiliar, que conversa con la fallecida. La obra gira alrededor del conflicto moral del auxiliar que recibe la orden de ponerla bella para que la tropa se deleite con los favores sexuales de la fenecida, que en los momentos en que habla con el auxiliar, al haber sido formada bajo el pensamiento Gonzalo, lanza vivas a sendero y vitorea al grupo terrorista. ¿Pero no es acaso obvio que lo haría? Se supone que el personaje es de formación senderista o ¿Acaso el ministro Urresti preferiría que le cante un bolero o juguemos a la ronda en lugar del himno del guerrillero?

Esta malversación de tiempo y recursos lo único que demuestra es la formación intolerante y obtusa del Ministro Urresti, proveniente de las mismas canteras persecutorias y matonezcas del Chavismo , un hombre que lo único que busca es presencia mediática en aras de quitarle la candidatura presidencial del oficialismo a la muchísimo más centrada ministra Jara. Así sea desenterrando muertos y buscando el festín mediático en donde nadie más podría encontrarlo, así como los militares de la obra, un comportamiento casi necrófilo, un afán por encontrar lucro y gozo donde los demás ven la aridez de lo baldío ¿En qué otro país un ministro de estado se mete con la vida íntima del principal líder de la oposición, ataca y se burla de una de las periodistas más serias y respetadas, y se manda con tamaña patinada para seguir airoso en el cargo? Todo en la misma semana. Bienvenidos a Macondo.