El outsider y sus posibilidades

1.659

El primer outsider de la política peruana fue Ricardo Belmont Cassinelli, quien en 1989 y desde el Movimiento Cívico Independiente OBRAS ganó la elección metropolitana y se convirtió en alcalde de Lima. Luego de una gestión caracterizada por las obras de infraestructura, fue reelecto en 1993. En 1989 Ricardo Belmont ya era conocido, popular y querido por su labor periodística en radio y en televisión, así como por haber liderado la Teletón desde 1981. Su participación política a través de un movimiento independiente puso en evidencia que los viejos partidos no representaban los intereses de la gente ni estaban preparados para enfrentar a un independiente preparado que conectó con el pueblo.

Frente a la crisis de representatividad de los viejos partidos y al caos en el que estaba el Perú al final del primer gobierno de Alan García, Alberto Fujimori repitió el esquema de campaña de Belmont en 1990 con su partido Cambio 90. Fujimori se enfrentó a los partidos tradicionales de derecha unidos a Mario Vargas Llosa y su Movimiento Libertad en el Fredemo y ganó la elección. Fue el segundo outsider. Los principales grupos económicos apoyaban abiertamente a Vargas Llosa y al Fredemo, pero el pueblo se identificó y conectó con el ingeniero independiente que prometió un cambio. Desde entonces, Fujimori vivió enfrentado a los partidos tradicionales tanto de derecha como de izquierda y cuestionó el modelo de gobierno que había conducido al país al caos en el que se encontraba, denominándolo “partidocracia”. Fustigó contra los partidos de siempre y logró una conexión popular nueva y sin intermediarios. En sus 10 años de gobierno pasó de todo: el 5 de abril, el Congreso Constituyente, la Constitución de 1993 y todo lo que hoy ya forma parte de nuestra historia. Su régimen se fue degenerando. Se apoyó en las Fuerzas Armadas y en Montesinos, controló paulatinamente buena parte de la prensa y terminó en una crisis total que acabó con él huyendo a Japón.

Si bien Ollanta Humala también apareció en escena como una alternativa a lo ya conocido, trabajó en la organización de un partido con una ideología que proponía un cambio en la manera en la que se habían estado haciendo las cosas (nacionalismo vs. economía de mercado) y ganó la elección la segunda vez que postuló, luego de un arduo trabajo político de bases y a una buena estrategia de comunicación.

Outsider” es aquella persona desconocida que compite y que tiene pocas posibilidades de ganar, ese que irrumpe en la escena y contrariamente a lo que piensa la mayoría de analistas, cambia el juego y rompe con el status quo. Recientemente, ha aparecido en la multimedia peruana el economista Julio Guzmán, quien ha sido catalogado por algunos como un outsider. Yo tendré la oportunidad de entrevistarlo en televisión este domingo a las 9 de la noche en mi programa que se produce y emite por RBC Satelital, justamente el canal fundado por el primer outsider de la política peruana. Le preguntaré lo que pienso que los peruanos queremos saber acerca de él y de sus propuestas. La multimedia le ha dado la oportunidad a Julio Guzmán de presentarse ante la opinión pública y eso es bastante. De lo que haga en adelante y de la posición que adopte frente a los temas nacionales y a la población dependerá su desempeño político.

¿Podrá conseguir un espacio frente a candidatos mas consolidados y a partidos mas organizados? ¿Definirá claramente su postura frente a los asuntos que realmente le importan a los peruanos? ¿Podrá conectar con el pueblo que se siente estafado por buena parte de la clase política tradicional? ¿Podrá liderar realmente y aglutinar alrededor de su organización a las fuerzas vivas que quieren que las cosas realmente cambien? ¿Es mas de lo mismo o representa un cambio en la forma de hacer política? ¿Es una versión juvenil de PPK o está más cerca de la nueva izquierda? ¿Va a sumar o dividir? ¿Quiénes están financiando su campaña? Tenemos muchas preguntas y todavía pocas respuestas. Este domingo a las 9 de la noche intentaré que nos cuente toda la verdad.