El perdón: Peter Cárdenas Schulte y Nicky Jam, por Aldo Llanos

648

La reciente salida de prisión de Peter Cárdenas Schulte, número dos del MRTA, ha generado una avalancha de reacciones de desconfianza de buena parte de la población digitalmente activa ya que su excarcelación de la Base Naval del Callao, tras purgar una condena de 25 años, ha removido la tierra del tiempo que cubría a los fantasmas del terror ochentero.

Pero esta introducción que suena a melodía macabra para un peruano de treinta años a más, sin embargo, no le significa mucho al chibolo pulpín promedio quién no tuvo que hacer tareas a la luz de las velas ni endulzar su leche ENCI con caramelos cocorocos. Entonces ¿quién es ese tío que acaba de salir? Les suministro una dosis de ubicaína:

Se le acusó de planificar y participar de la fuga del penal de Canto Grande de 48 emerretistas en julio de 1990. Para llevarlo a cabo realizaron un gigantesco túnel desde las afueras sin que la policía se diera cuenta.

Se le acusó de participar en el asesinato del ex ministro de Defensa, general EP (r) Enrique López Albújar, al que ultimaron cruelmente en una emboscada a su vehículo.

Se le acusó de planificar el sangriento rescate de Lucero Cumpa Miranda, “Camarada Cumpa”, quien fuera pareja sentimental del número uno emerretista, Victor Polay Campos, acción que costó la vida de tres efectivos policiales y dejó heridos de gravedad a otros.

Se le acusó de planificar el secuestro de los empresarios Héctor Delgado Parker (Canal 5) y Hory Klimper (Farmindustria) por los que exigieron millonarios rescates.

Se le acusó de los atentados contra los edificios de los Ministerios de Educación y de Economía, además de la casa del ex ministro Carlos Boloña, en los que se usaron cohetes anti tanques.

Sin dudas un joyón, Peter.

Pero más allá de las comprensibles animadversiones, este señor ya cumplió su condena y por lo tanto tiene todo el derecho del mundo a rehacer su vida. Está claro que nadie quiere verlo nuevamente en las andadas por lo que la entrevista que brindó a AAR, estuvo sin dudas revestido de un singular morbo.

Pero, ¿Qué tiene que ver en esto Nicky Jam?, pues mucho ya que el eje transversal es el perdón.

Nicky Jam, hoy por hoy uno de los mayores exponentes del reggaetón, ha recuperado recientemente su libertad pues estuvo prisionero de la adicción a las drogas. Peter Cárdenas, sanguinario  líder terrorista acaba de salir de prisión.

Muchas puertas estuvieron cerradas para Nicky y es que la desconfianza por su vida pasada siempre le jugaron en su contra. Peter Cárdenas esta hoy en el ojo de la tormenta ya que a nadie le hace mucha gracia verlo libre.

Pero en medio de sus prisiones, ¿qué puede ser tan fuerte como para hacerlos levantar, reflexionar y –eventualmente- cambiar? El amor, es decir la donación personal hacia otros cuando se dan cuenta de que son amados y que los amantes-amados sufren.

“No tenía dinero para pagar el arriendo, no tenía qué ponerme, no tenía cómo darles estudio a mis niños, ni cómo comer […] Todo eso se suma y se multiplica y te hace recapacitar, saber que todo se acabó y que tenía que salir adelante. Si no lo hacía por mí, tenía que hacerlo por ellos” Nicky Jam para El Tiempo de Colombia.

“Ellos [mis hijos] no quieren venir al Perú, ellos quieren que yo vaya allá y que cumpla con ellos lo que no he cumplido todo el tiempo pasado. Y mi esposa también. Mi esposa se ha pasado todos estos años encargada de los niños, trabajando, para sacarlos adelante…” Peter Cárdenas con voz quebrada y ojos llorosos.

Yo sin ti, no aguanto más

Por eso vengo a decirte lo que siento

Estoy sufriendo una soledad

Nicky Jam – “El Perdón”

Por esto y otras declaraciones más uno entiende que el pedido de perdón que ambos han hecho público es simplemente un anhelo debido al daño que hicieron y es que no existe un perdón automático tan solo por haber cumplido una condena, ni una obligación moral por perdonar a alguien si es que este nos lo pide. El perdón no es una disculpa intelectual ni una prescripción emocional así como tampoco es la liberación de un castigo ni el cese de un resentimiento.

El perdón es simplemente una respuesta totalmente asimétrica entre el que pide perdón y el que lo otorga ya que es la afirmación del agresor como persona, en un acto que dignifica a ambos. Es el reconocimiento de que no se puede vivir solos ya que no existe el yo sin un .

Es que yo sin ti, tú sin mi

Dime quién puede ser feliz

Esto no me gusta, esto no me gusta

Nicky Jam – “El Perdón”