El Plan Marshall: ¿En qué consistió el programa de recuperación europea?

942

En una reciente entrevista en el programa ‘Combutters’, el empresario Rafael López Aliaga sostuvo que el Perú debería implementar un plan de recuperación económica similar al Plan Marshall, el cual fue desarrollado luego del fin de la Segunda Guerra Mundial. ¿En qué consistió esta iniciativa? A continuación repasamos su historia.

El Plan Marshall —conocido oficialmente como el European Recovery Program (ERP)— fue una iniciativa de política exterior estadounidense implementada con el objetivo de reconstruir Europa tras la Segunda Guerra Mundial. El plan contemplaba inyectar capital a las economías europeas para recuperar el dinamismo en los mercados, con el fin de levantar las exportaciones norteamericanas y que los estados puedan cumplir con sus obligaciones —de aproximadamente $11 mil millones— frente a acreedores estadounidenses. Además, el plan comprendía un fin político, el cual estaba enfocado en contener el avance del comunismo en el continente, que tenía particular cabida en los estados que experimentaban agudos desplomes económicos.

El plan fue concebido como una extensión de la Doctrina Truman y fue anunciado por el gobierno de los Estados Unidos en junio de 1947. El secretario de Estado norteamericano George Marshall desarrolló un programa de asistencia financiera para Europa que contemplaba inyectar aproximadamente $17 mil millones. Sin embargo, tras presentar el plan de estímulo al Congreso, este fue inicialmente rechazado.

Sin embargo, el panorama cambió drásticamente tras la la instalación de la República Socialista de Checoslovaquia. El Congreso aceptó inmediatamente el plan —cuyo financiamiento se iba a dar en un lapso de 4 años—, enfocándose en recuperar particularmente el sector agrícola y la industria europea.

La Unión Soviética fue particularmente crítica del Plan Marshall, ya que lo consideraba como un programa que trascendía la simple caridad norteamericana y tenía supuestos intereses ocultos. En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores soviético, Vyacheslav Molotov, denunció el plan como “imperialismo del dólar”. Los soviéticos argumentaban que el plan era una herramienta norteamericana para ganar control de Europa occidental y, así, extender su influencia política en la región.

Sin embargo, a pesar de que los efectos económicos a largo plazo del Plan Marshall son motivo de un profundo debate académico hasta el día de hoy, el plan puede ser indudablemente considerado como uno de los estímulos que aceleraron la reconstrucción europea luego de la guerra.