Emmanuel Macron reconoce la “responsabilidad abrumadora” de Francia en el genocidio de Ruanda

En una visita a la ciudad de Kigali, capital de Ruanda, el presidente francés, Emmanuel Macron abrió paso a una nueva relación entre las dos naciones, tras admitir el papel que jugó París en el genocidio de 1994.

344

Este jueves, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, reconoció que debían asumir una responsabilidad por los efectos, aunque involuntarios, que el involucramiento de París había tenido en la masacre, pero negó complicidad directa con los asesinatos.

En 1994, el régimen Hutu llevó a cabo una masacre que terminó con la vida de más 800.000 ruandeses tutsis y hutus moderados. El discurso de Macron se llevó a cabo en Gizosi, el memorial del genocidio, donde están enterrados más de 250.000 víctimas.

Con ello, Francia intenta apaciguar sus relaciones con la nación de Ruanda después de varios años de acusaciones sobre su papel en lo ocurrido.

Un informe, realizado por el historiador francés Vincent Duclert y publicado en marzo, concluyó que Francia tenía “pesadas y condenatorias responsabilidades” en el genocidio y que fueron actitudes coloniales las que ‘cegaron’ a los oficiales franceses, pero la absuelve de complicidad directa.

“Con humildad y respeto, estoy hoy a su lado y vengo a reconocer el alcance de nuestras responsabilidades,” declaró el presidente, y añadió que tenía el deber de “mirar a la historia a la cara y reconocer el sufrimiento que ha infligido al pueblo ruandés al permitir que el silencio prevalezca sobre el examinación de la verdad durante demasiado tiempo”.

El ministro de Finanzas de Ruana, Uzziel Ndagijimana, declaró haber firmado un préstamo de 60 millones de euros con Francia con la finalidad de financiar la vacunación y protección social de la nación.

“Después de escuchar este discurso del presidente francés, me ha llegado al corazón y estoy muy contenta de que los franceses reconozcan sus responsabilidades” dijo Esther Mikakalisa, sobreviviente que perdió a sus padres y a sus hermanos en el genocidio.

“Perdono a Francia“, agregó.