¿Dónde y cómo nació el Panetón?

1.184

Existe una plétora de cosas por las que uno añora la Navidad y resguarda con nostalgia sus noches buenas infantiles alrededor de un árbol y sus seres más cercanos: el nacimiento, los cohetes, el chocolate caliente, el espíritu de armonía y, por supuesto, el panetón.

No es broma. Según un estudio, el Perú es el segundo país en el planeta en el que más se consume panetón -solo superado por la zona de nacimiento de este bizcocho, Italia-. Este dulce navideño tiene una penetración de más del 90% en los hogares peruanos y se estima que cada peruano come, en promedio, un kilo de panetón al año. Es por ello que, con el paso del tiempo, diversas empresas -tanto nacionales como internacionales– identificaron en nuestras mesas un mercado apetitoso al que apostar con este producto.

Así, para este año, tenemos panteones de todo tipo: en lata, caja o embolsado, con frutas o chispas de chocolate, en versión jumbo o mini, artesanales e industrializados, sin pasas, sin bromato, etc; pero ¿cómo nació este acompañante que es un invitado más que obligado en nuestra mesa navideña?

La historia de este dulce con pasas y fruta confitada se remonta a Milán, Italia y data de más de 500 años. Según revela la presidente de la Asociación de descendientes italianos en el Perú, Vanessa Mendoza, en un artículo publicado en El Comercio en 2013, “fueron los comerciantes genoveses los que trajeron la receta del panetón a Perú (..) la receta original se modificó en nuestro país porque el panetón milanés (biscocho achatado) no tuvo acogida, por eso se cambió al pan dulce con forma acampanada y ese quedó hasta ahora”, añadió.

Mendoza relata que, en sus inicios, los panetones tradicionales eran expendidos solamente en los populares ‘bachiches’, y que -con la industrialización llevada a cabo por Angelo Motta y Gino Alegmana– su consumo pudo masificarse por las ciudades más importantes del país. “Con la industrialización del panetón se empezó a usar insumos nacionales, en el caso de la harina, ya no era la italiana con la que se elaboraba el artesanal, por ejemplo”, narró Mendoza.