Encuentran el cuerpo de Olivia, la mayor de las dos niñas desaparecidas en Tenerife, España

El auto judicial reveló que murió de un edema agudo pulmonar, y se está a la espera de un examen toxicológico.

670

El cuerpo de Olivia, una de las dos niñas desaparecidas que han invadido las portadas de todos los medios españoles, fue encontrado a mil metros de profundidad en la costa este de la isla de Tenerife. Las dos niñas desaparecieron junto a su padre Tomás Gimeno, quien presuntamente llevó a cabo el asesinato.

Olivia de seis (6) y Anna de tan sólo un (1) año, fueron secuestradas por su padre el pasado 27 de abril en Tenerife, cuando éste no regresó con ellas a la casa de la madre de las menores. Después de casi un mes y medio de búsqueda, se halló el cuerpo de la pequeña Olivia en una de las dos bolsas de deporte encontradas en el fondo del mar el pasado jueves 10.

Ambas bolsas estaban sujetas a una cadena, un cabo y un ancla. La segunda de ellas fue encontrada rota y vacía, por lo que la búsqueda de la más pequeña de las hermanas y del padre aún continúan.

La justicia decidió levantar el secreto de sumario tras el hallazgo del cuerpo de Olivia, que ha revelado nuevos datos de la investigación. Además, la orden internacional que dictaba la detención de Tomás Gimeno por la ‘sustracción de menores’, fue reemplazada por una nueva orden, también internacional, por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.

Después de presuntamente haber matado a sus hijas, se dirigió a la casa de sus padres, en Santa Cruz de Tenerife, con los cadáveres en el maletero, para dejar una serie de efectos personales, y luego seguir su trayecto hacia el puerto deportivo Marina Santa Cruz.

Pocos minutos después de zarpar del puerto, recibió una llamada de Beatriz, quien había estado esperando a las niñas. Fue ahí, cuando le desveló su verdadero plan y le comunicó que nunca más volvería a ver a sus hijas.

Luego de varias llamadas telefónicas entre ambos, Tomás, supuestamente, lanzó los cuerpos de sus hijas al mar que previamente había envuelto en toallas e introducido en bolsas de deporte.

Según la autopsia, el edema pulmonar agudo que causó la muerte de Olivia Gimeno se produjo por una intoxicación por envenenamiento respiratorio al inhalar algo tóxico, según ha explicado a EFE el vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Germán Peces-Barba.

Además de los efectos personales dejados en la casa de sus padres, Tomás Gimeno le dejó una cartuchera con 6.200 euros a su pareja, directora del centro donde Olivia estudiaba alemán, junto con una carta de despedida.

El buque de Investigación Oceanográfica y Pesquera ‘Ángeles Alvariño’ que logró localizar el cuerpo de la menor ha tenido que pausar su búsqueda por una avería técnica y la reanudará a primera hora del lunes 14.