Entrevista a Adela Lerner

701

Lucidez conversó con la economista Adela Lerner Geller, gerente general de ALG Inversiones E.I.R.L., catedrática en prestigiosas universidades peruanas y autora de los libros “Dinero Eficiente” y “¡Ahorra, Invierte y Gana!”, sobre la desaceleración que viene viviendo la economía peruana y las medidas que el ejecutivo ha enviado al Congreso para reactivar el ciclo económico.

A continuación, compartimos la conversación que nuestro colaborador, Arturo Garro Miró Quesada, tuvo con la economista Adela Lerner.

Según el Banco Mundial, se espera que el crecimiento del Perú llegue a 4% este año, eso ¿Qué significa?

Ojalá llegue a esa cifra. Significa varias cosas, primero: el ciclo que teníamos de crecimiento poco a poco está cambiando de tendencia, es decir que vamos a crecer menos y no vamos a poder lograr tanta riqueza y mejora en el poblador común como venía pasando. Aunque esta cifra todavía es positiva y a nivel mundial es un buen nivel de crecimiento, hay que considerar que el hecho de que los otros estén mal o estén decreciendo no significa que nosotros estemos bien. Hay que verlo así: este crecimiento nuestro no significa que estemos bien, sino que nosotros estamos creciendo más en comparación con los otros que no están bien.

¿Cómo va a notar la gente que ya no estamos creciendo lo suficiente?

Cuando hay desaceleración en la economía, hay empresas y sectores económicos que comienzan a decaer, eso quiere decir que va a haber algunos despidos y menos ventas a nivel nacional e internacional. Las exportaciones ya están cayendo y las empresas que se dedican a producir para estos mercados van a comenzar a reducir personal, a reducir líneas de producción, etc. Esto ya lo estamos sintiendo sobretodo en el sector textil, pues en todo el mundo la gente está cuidando mucho más su bolsillo, pues ya llevan años en crisis, sobretodo Europa, el mismos Estados Unidos, porque son gente que ya no está creando tanta riqueza y entonces deja de comprar, deja de adquirir nuestros productos y esto afecta a las empresas peruanas que exportan y a las empresas que les brindan insumos.

¿Cómo está afectando esto a la Minería, que es una de nuestras principales fuentes de exportaciones?¿Qué consecuencias ha traído la ley de consulta previa?

Muchísimo, la minería es el más importante rubro productor del país. Seamos sinceros, el Perú fue, es y será un país minero y agrícola. La agricultura a raíz de la reforma agraria pasó por décadas atroces y ya ha dado la vuelta y está siendo hoy en día un importante sector económico del país, pero la minería siempre fue más importante. Los estudios de impacto ambiental que exige actualmente el gobierno lo único que han conseguido es retrasar e impedir nuevos proyectos y ahora estamos viendo las consecuencias.

Por ello es que podemos decir que el paquete de medidas económicas que ahora presenta el gobierno llegan tarde. Porque se debieron hacer cuando se vio el cuello de botella que crearon estas medidas, esto hace dos años.

¿No estamos menospreciando el tema medioambiental? Es un tema también importante.

La minería responsable ha desarrollado muchos mecanismos que no maltratan tanto el medioambiente y por ende no contaminan gravemente. Lo que sucede en el Perú es que gran parte de la extracción minera que se da es informal e ilegal y esta es la minería que contamina, que hace daño y que deforesta los campos. Desafortunadamente a los que se les pone trabas con estudios exagerados es a la formal, entonces ahí es donde viene mi cuestionamiento al actual sistema que hay en el Perú, porque se penaliza y exige al formal, pero al informal nada y este hace lo que le da la gana, pues contrata a personal en términos inhumanos, no paga impuestos, no responde a nadie. Ahí es donde deberíamos poner el dedo.

Una de las medidas de las que ha hablado el gobierno es la “simplificación burocrática” en la administración pública.

Según lo que afirma la SUNAT, se están creando oficinas de apoyo al contribuyente y estos –empezando por la mediana empresa- van a tener lo que en la banca se llama su “oficial de cuenta” que nos va a conocer y va a saber cuál es el mecanismo con el que trabaja la empresa y que necesidades y consultas tiene. Entonces, mientras más amigable sea la SUNAT va a ser muy positivo. Hoy la gente le tiene miedo a la SUNAT porque entre otras cosas no hay uniformidad en sus criterios, uno llama a hacer una consulta y cada uno de los que te atiende te dicen cosas distintas sobre lo mismo, esto crea inseguridad.

¿Cómo atraer nuevas inversiones en otros sectores de nuestra economía?

Vivimos en un país con bastantes oportunidades, lo tenemos casi todo, es simplemente querer hacerlo. El turismo es un claro ejemplo, Macchu picchu es un gran ejemplo pero no nos olvidemos de la selva, de otros monumentos arquitectónicos que tenemos y que son desconocidos y así otros sectores. Pero no hay apoyo del gobierno peruano. Hace algunos años nos visitaron un grupo de empresarios chilenos que venían con toda una agenda que incluía desde los taxis que los transportarían hasta cocteles en su embajada, citas, etc. y esto fue hecho por Pro Chile. Hay que apoyar a la industria peruana en el exterior.

Respecto a la promoción del crédito financiero que también está impulsando el gobierno, ¿No cree que sea un poco irresponsable si vemos casos como Islandia y España u otros que han sido terribles?

Debo decir primero, que el manejo que tiene la SBS es de primerísimo orden, en algunos aspectos los acuerdos de la “SILEA 3”, que son los que manejan las pautas del comportamiento de la banca, en el Perú se aplican mucho antes que en muchísimos países europeos. La reglamentación y seguimiento que hace la SBS al sistema financiero es bueno. Creo que estamos muy lejos de llegar a los niveles a los que llegó España, hay mucho orden en el Perú y el nivel de morosidad es mínimo. En el sistema hipotecario la morosidad es bajísima y cada vez se ponen más metas. Hoy en día para que alguien pueda tomar un préstamo hipotecario se necesita casi el 30% de cuota inicial, antes era 10%. Se está monitoreando muy bien la banca, pero el problema que tiene el Perú es que el 68% de nuestra economía es informal.

Lima, mayo de 2014.