Eso (no) es todo amigos

312

Como para alargar la agonía y casi salir el domingo con gorritos de Papa Noel a jugar. Sporting Cristal y Juan Aurich hicieron lo posible para animar la noche limeña en el Estadio Nacional pero olvidaron invitar al señor gol. Un 0-0 de esos que se ve poco, con llegadas, hinchadas enardecidas y polémicas declaraciones, dio pie a que todo se resuelva el domingo 21, recibiendo al verano, en Trujillo, la Ciudad de la Eterna Primavera.
Tuvo que llegarse a la final del año para que Cristal comprenda la importancia de Calcaterra en su equipo. El argentino es aquel trabajador de la empresa apreciado entre sus colegas pero olvidado al momento de las premiaciones públicas, algo como el secretario del gerente general. Si Carlos Lobatón es el mandamás, creador, amo y señor del medio sector cervecero; Cazulo representa a todos los peones laburando a la vez, pues falta alguien que sirva de nexo. El exjugador de Unión Comercio y Universitario entiende el fútbol de ‘Loba’, es el respaldar que necesita para mover los hilos del Sporting.
Ausente Calcaterra, Ahmed recordó el problema de no tenerle un reemplazo natural. Balbín sería un cerrojo en la medular, pero reduciría la elaboración. Sheput asegura el tránsito libre del balón pero se perdía mucho en marca. Finalmente, quizá recordando las épocas de creador en José Gálvez y su capacidad para desdoblar, el DT celeste optó por Yotún, dejando a Cossío como lateral izquierdo. Le quedó grande el cargo, Lobatón se vio obligado a retroceder y recibía incómodo por el constante acecho de Vílchez y Rojas. Cuando trató de apoyarse, no encontró en Yoshimar al aliado que necesitaba.
Tres remates cruzados de Pacheco desnudaron las falencias defensivas de Édinson Chávez y reflejaron el sistema de Roberto Mosquera. 3-4-3 que al defender se hacía 5-4-1. Cummings, Balbuena y un gran nivel de Ramos resguardaron a la figura del partido, Erick Delgado. Estrada y Céspedes despertaron en el segundo tiempo acompañados por la certeza que daban Alfredo Rojas y Óscar Vílchez en el centro del campo. Arriba, Cuba nunca pudo con Cossío y Rengifo chocó con Abram y Revoredo,. Claramente, la llave la tuvo Germán Pacheco por izquierda.
Mención especial para Erick Delgado, el portero fue blanco de críticas durante los últimos días por la irregular actuación que sostuvo en la ida, incluso habiendo sido acusado de priorizar su confeso hinchaje por Cristal antes que al club al que hoy en día le debe lealtad. El portero del Ciclón lució en un nivel superlativo y, tal como dijo acabado el encuentro, mantuvo su prestigio intacto. Puede tener buenos y malos partidos como cualquier futbolista, pero ante todo Delgado deja en claro que es un profesional.
La mesa servida, sin suspendidos o lesionados -por ahora-, será domingo de familia y la hora preferida de la pelotita: 15:30. Será la primera vez que el Mansiche premiará al campeón nacional y la tercera vez que se jugará un partido definitorio desde el cambio de formato en 2009. El plato fuerte del balompié peruano llegó. Que triunfe el fútbol. Bon appetit.