España nos sorprende en el siglo XXI, por Federico Prieto Celi

271

El partido socialista obrero español (PSOE), uno de los grupos políticos derrotados en la guerra civil española, se apresta a gobernar el país, unido al partido Unidad Podemos (sic), formado por anarquistas, y con un partido catalanista de izquierda proclive a la independencia de Cataluña. Constituyen una mayoría ajustada en un régimen democrático parlamentario, como sabemos. El nuevo gobierno de ha propuesto, ha sido su líder Pablo Sánchez, ser ‘un referente mundial’ en su plan de gobierno ideológico, lo que posiblemente no logren, pero sí será inevitablemente un referente para la América española, lo que sin duda nos interesa a los peruanos.

Octavio Paz en 1983 comentó: “Lo único que une a Europa es su pasividad ante el destino. Después de la Segunda Guerra Mundial las naciones del Viejo Mundo se replegaron en sí mismas y han consagrado sus inmensas energías a crear una prosperidad sin grandeza y a cultivar un hedonismo sin pasión y sin riesgos”.

El primer día de este año 2020 Emilio Lamo de Espinosa, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas de España, recuerda esas ‘amargas palabras’ del escritor mexicano, para decir a los españoles que el destino no es cerrado. Se refiere a la libertad humana, aunque no lo diga así. Piensa que España se debe encaminar más hacia la Unión Europea, a unos Estados Unidos de Europa, una Europa Federal que se proyecte al mundo con la creatividad que por su cultura le corresponde.

Según la periodista española Alicia Rodríguez de Paz ‘las líneas programáticas de PSOE y Unidas Podemos (sic) atacan la línea de flotación de las reformas estrella defendidas por [el gobierno derechista de] Mariano Rajoy en el 2012 y el 2013 como herramientas imprescindibles para salir de la crisis económica’ lo que incluye una nueva regulación sobre salarios y jubilación de los trabajadores, que influirá negativamente en el crecimiento del país, ya en declive.

Empujado por la demagogia de Unidas Podemos (sic) el gobierno que se ha instalado por una mayoría muy justa en el parlamento español promete el reconocimiento del ‘derecho a la eutanasia y a una muerte digna’ así como impulsar medidas que fortalezcan el ‘feminismo’ en España. En la línea de las promesas ideológicas se encuadra asimismo la supresión de lo subsidios a las escuelas privadas (algo similar al que reciben en el Perú Fe y Alegría y los colegios parroquiales), medida encaminada a reducir las escuela privadas y ampliar las públicas.

No olvidemos, como dice Octavio Paz, que los europeos, incluidos los españoles, han apostado por ‘una prosperidad sin grandeza y a cultivar un hedonismo sin pasión y sin riesgos’ mientras que los latinoamericanos, y concretamente los peruanos, ya sabemos adónde conduce el socialismo (Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia), mientras que lo que queremos es seguir creciendo con el régimen económico de la constitución del 93, que ha hecho posible el actual desarrollo de la clase media peruana. Esa tendencia realista deberá plasmarse en las elecciones parlamentarias del 26 de enero, por insulsas que sean, porque de lo contrario podemos caer en la demagogia populista que tanto daño nos ha hecho.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.