Esta Copa se quedó sin Cerveza

504

El día de hoy, martes 14 de abril, la versión 2015 de Sporting Cristal salía a la cancha a definir su clasificación a Octavos de Final de la Copa Libertadores ante su rival directo en el Grupo 8, Guaraní de Paraguay. En la previa, el equipo de Ahmed tenía que salir al gramado de jugo con los botines afilados y el cuchillo entre los dientes para conseguir el único resultado útil para lograr el objetivo de clasificar, la victoria. La posición complicada del equipo “rímense” se debía a sus malos resultados de local, ya que en el Nacional no pudo ganar ninguno de sus dos partidos anteriores (1 derrota y 1 empate). Con la vuelta del jugador más claro del plantel, del desequilibrante del equipo, del arma ofensiva más importante del “Turco”, Carlos Lobatón, este buscaba proponer el fútbol que han mostrado durante todo el certamen, con un 4-4-2 diferente con la línea de volantes formando un rombo, y salir con todo a buscar los 3 puntos.

En la previa del partido, se preveía que Daniel Ahmed iba a repetir el mismo once que ha mostrado muchos momentos de buen futbol durante el certamen internacional, únicamente con los cambios obligados por suspensión de Martínez y Chávez. La línea defensiva se proyectaba como el punto débil de esta versión ya que los 4 integrantes han tenido un rendimiento irregular tanto en el Torneo del Inca como en la Copa, además jugadores como Abram y Cossio cuentan con muy poca experiencia internacional que podría a la hora del partido ser un inconveniente. Con la idea de cubrir este “talón de Aquiles”, la línea de 3 volantes “ancla” eran el refuerzo ideal en la marca para recuperar los balones en el medio del campo con la idea de comenzar desde ahí las jugadas en ofensiva, asociándose con el creativo del equipo, Lobatón. El rol de “Loba” era hacer que el fútbol gire alrededor suyo, ser la aduana por la que pasen todas las pelotas previa generación de opciones de peligro, de ser la conexión entre los volantes y los delanteros, tanto Írven Ávila como Sergio “Chapita” Blanco, para que estos liquiden.

Las variantes ofensivas con las que contaba Cristal previo el encuentro eran limitadas en esta oportunidad, enfocándose mucho en lo que pudiesen hacer sus jugadores más importantes Ávila y Lobatón, volviéndose así muy predecibles. Las diagonales tanto con balón como sin balón hacia la espalda de la defensa rival, además de los buenos desbordes por parte del “Cholito”, sumados a los pases quirúrgicos de “Loba” y su peligroso remate de larga distancia eran las variables más peligrosas que se esperaba ver ayer en Cristal.

Sin embargo, a la hora de la verdad, dentro del césped, el equipo se vio encimado por un Guaraní que salió con todo a buscar la ventaja para luego poder plantear un partido manejando el resultado a su favor. Con Cazulo muy acelerado, y tanto Lobatón como Ávila perdidos en la férrea marca paraguaya, Cristal perdió su arma más importante en los partidos previos de la Copa, la pelota. Es así como el cuadro “Aborígen” desnudó todas las falencias defensivas del equipo de Ahmed, amenazando la valla de Penny hasta llegar al gol con un pelotazo frontal en el que tanto Abram como Revoredo fallaron en la marca y perdieron al goleador Santander. Luego del gol de la visita, la tónica del partido se mantuvo, Sporting Cristal no encontraba la pelota y mucho menos oportunidades de gol, más allá de jugadas aisladas como la chance clarísima de gol que erró Blanco, por lo que las esperanzas de clasificación se esfumaban con el correr de los minutos. El rendimiento colectivo del equipo fue bajísimo, e individualmente tampoco hubo una figura que siquiera destellara, ya que el rival dominó de manera clara los primeros 45 minutos.

Para el segundo tiempo, Daniel Ahmed cambió radicalmente el planteamiento de su equipo, buscando una propuesta más ofensiva que ayude a voltear el resultado. De esta manera, con el ingreso de Pereyra por Estrada, Cristal cambió su formación a un 3-3-1-3, con Ballón como tercer central, Lobatón de enganche y tres puntas. Es así como llegó el empate como era de esperarse, tras una gran jugada individual de Ávila que terminó en un remate que detuvo el portero, quien dio un rebote que Blanco debajo del área no desperdició. Luego de anotar, los nacionales buscaron por todos los medios posibles anotar el gol que les permita ganar y clasificar a Octavos. En estos intentos primó el desorden y la falta de ideas, a los que se le sumó el cansancio que mermó tanto en la precisión de los pases como en la intensidad del juego. El marcador no cambiaría y tras el triunfo de Racing en El Cilindro, los clasificados a la siguiente fase son “La Academia” primero y Guaraní segundo.

En conclusión, Guaraní le planteó un partido inteligente a Sporting Cristal, lo sometió con un fútbol intenso y de presión desde el minuto 1, sacando el resultado que necesitaban de esta manera. Ahora, como peruanos que somos, esperemos que Juan Aurich le gane a Tigres mañana en Chiclayo y coloque al Perú en Octavos de Final de la Libertadores 2015.