Este 16 y 17 de mayor se llevará a cabo el XVI Congreso Peruano de Gestión de Personas

956

El 2018 se presenta como un año de grandes retos para la gestión humana. Luego de una caída progresiva de inversión y crecimiento económico en los últimos 3 años, se divisa una tendencia al alza desde finales del año 2017, teniendo como protagonista principal el crecimiento de la empresa privada, lo que trae consigo necesidades de contratación y fidelización de colaboradores.

La reorganización progresiva de la economía, representa una oportunidad para las empresas y sus equipos de trabajo. Hace dos décadas, la contratación, el mantenimiento del personal, el crecimiento organizacional y las ventas, se daban de forma orgánica y sin mayor dificultad; hoy en día, con la diversidad de la oferta, las empresas deben esforzarse más para el cumplimiento de sus metas, sin dejar de contribuir con la sociedad, medio ambiente y desarrollo económico del país.

Frente a este panorama, se desarrollará el  16º Congreso Peruano de Gestión de Personas (GDP), organizado por Seminarium Perú y la Asociación de Buenos Empleadores (ABE), que se llevará a cabo el 16 y 17 de mayo en el Swissotel Lima, y busca ser un espacio para compartir experiencias y  analizar – a través de renombrados expositores internacionales y nacionales – las tendencias que revolucionarán la gestión humana.

“Este año, el tema central del congreso será la transformación y el rol que -como recursos humanos- debemos asumir para que aquella sea entendida como una oportunidad de mejorar la forma en que nuestras organizaciones se desarrollan y sirva a quienes la conforman. Si bien en muchas organizaciones ya se ha entendido la necesidad de ello, como un punto prioritario en agenda, en otras este término resulta extraño y hasta ajeno a su necesidad para la supervivencia”, señala Rocco Solimano, Presidente del Comité Consultivo GDP.

Grandes oportunidades para un sector en transformación

Uno de los retos a los que se enfrenta actualmente el mercado laboral, según Diego Macera, Gerente del Instituto Peruano de Economía, es que se calcula un ingreso anual de 300 mil personas al mercado, pero muy pocas consiguen un empleo formal productivo por falta de capacidades (habilidades técnicas y blandas).  Este panorama afecta el ingreso del empresariado, debido a que uno de sus canales de impacto es a través de la estrecha relación entre el consumo privado y el mercado laboral. Familias que tienen ingresos más altos y trabajos más estables tienden a gastar más, sobre todo en bienes duraderos.

Según los expertos, en una época donde lo único constante es el cambio, la capacidad de transformarse y adaptarse se convierte en una de las principales ventajas competitivas de las organizaciones, un ejemplo claro de esta adaptabilidad es que la inestabilidad política nacional no afectó el desarrollo de las empresas en los primeros meses del año, ya que las organizaciones comenzaron a prepararse y prever las posibles crisis.

David  Kryscynski, ponente del congreso y especialista dedicado a identificar también cómo las empresas pueden lograr diferenciarse a través de las personas, destaca lo importante que es lidiar con las paradojas actuales, como gestión de tiempo, necesidades del personal, requerimiento de la empresa, estrategias frente a ejecuciones cotidianas, compromiso al momento de gestionar crisis, ajustes presupuestales, entre otros: que al ser sorteadas permitirán una mejor gestión transversal de recursos humanos. Un ejemplo claro de esto, es que factores como la empleabilidad e innovación empresarial no se han visto congelados por la incertidumbre de la política actual, debido a que los mercados se están anticipando y preparando para posibles crisis.

Finalmente, la clave para el desarrollo empresarial consiste en dar el siguiente paso en la gestión humana, es decir, desarrollar talento, innovar en la experiencia del colaborador y encontrar oportunidades frente a los retos del mercado y contexto nacional. Es momento de recablear el cerebro de nuestra organización y los equipos de gestión humana deben convertirse en el motor de esta transformación.