Estrategia Nacional de Seguridad – 2015

277

…cuando me disponía a analizar el componente relativo a Al-Qaeda y afiliados de la versión de la estrategia del 2010 pasó algo cuasi normal dentro del contexto internacional. Estados Unidos actualizó el fin de semana pasado dicho documento nacional, dejando solamente rastros del contenido a mostrar. Ello no solamente ratifica el rumbo tomado en la lucha contraterrorista  (CT) en los últimos cinco años, sino también traza un rumbo claro en los años venideros. Un tema distinto es cómo se está implementando dicha política pública, pero ello no es tema de este artículo.

Es de esta forma que el análisis hecho sobre este grupo terrorista resultaba fútil de mostrar.

Ahora bien, la versión actual elimina cualquier referencia repetitiva a esta banda y más bien dirige los esfuerzos hacia un reacomodo de la fuerza militar en Iraq y Afganistán. En ese sentido, se menciona que se está dando una reinversión del gasto y del recurso humano, en otras palabras un repliegue físico. Lo que compensa esta retirada es un fortalecimiento de los recursos disponibles para defender la seguridad doméstica, a través del Departamento de Seguridad Interior (DHS por sus siglas en inglés)

Ahora bien, el documento admite que pueda que las fuerzas estacionadas en las zonas de conflicto sean más reducidas, pero se busca igual ser líderes en cada uno de los sectores estratégicos en relación a las operaciones CT. Así, se busca desarrollar capacidades en ciberseguridad, inteligencia, seguimiento y reconocimiento, ciencia y tecnología que busquen la primacía estadounidense. Todo esto dentro del aspecto militar vale recalcar.

Una veta que vale la pena enfatizar y que los seguidores del Presidente Obama podrían pasar por alto, es que el documento menciona que la lucha militar no es la primera opción. De todos modos, prosigue, de darse el caso, será tomada en cuenta, y dependiendo del contexto, se actuará de forma unilateral.

Lo interesante de esta nueva concepción es que amplía el campo de acción, de forma oficial, en dónde se va a luchar contra los delincuentes terroristas. De este modo, se menciona que se tiene desde el Sudeste Asiático hasta el Medio Oriente y África, como espectro de lucha; y se incluye como blancos a al-qaeda, afiliados y al EI textualmente.

De otro lado, se detalla un incremento en relación a las políticas de soporte de la lucha CT. Se afirma que se va desplegar esfuerzos en los lugares donde se alberga a los terroristas con armas contra la inequidad, pobreza y violencia extrema. En ese sentido, Estados Unidos busca minimizar las razones por las cuales grupos como al-qaeda y EI puedan tener cabida. Somalia, Afganistán e Irak son ejemplos textuales, citados en el documento, de esta lucha.

La siguiente entrega buscará evaluar al espacio que otorga Estados Unidos a los valores y la cooperación internacional en pro del éxito en la lucha contra el terrorismo. Todo ello con el propósito de concluir en la forma como, normativamente hablando, Europa, Estados Unidos y América (en el sentido castellano) deben afrontar este flagelo, aún, en el siglo XXI.